Día Internacional de la Tolerancia

¡Se le ocurre cada cosa a aquella persona encargada de lanzar al mundo los “Días Internacionales de…(lo que quieras)!

El día de hoy tocó el turno a la Tolerancia. Para mi gusto este concepto debería ser per sé uno de los más ajenos a gozar de la exclusividad en una  festividad calendárica, porque sólo su uso diario justifica plenamente su existencia; en otras palabras, no se puede ser tolerante un día, hacer poemas, reflexiones, exposiciones, obras de teatro, ciclos de cine y pláticas al respecto para volver a esquemas de desdén recalcitrante por lo distinto al día siguiente.

Por otra parte, prefiero que en lugar de fomentar la práctica de la tolerancia pensáramos en hacer ejercicio diario del respeto. ¿Por qué? Fácil: Tolerar suena a “soportar” lo diferente. Cuando algo se “tolera” implícitamente se ha calificado previamente de incorrecto y ha sido bañado con nuestra mirada benévola al  “perdonarle ser lo que no debería”.

O… ¿Seré intolerante al respecto?


Different by *NaBHaN on deviantART

Nosotros en los demás

Estamos plagados por noticias muy tristes y alarmantes. Algunos dicen que a lo largo de la historia siempre ha existido la violencia, sólo que nos enteramos hoy más porque los medios de comunicación se regodean en transmitir -en su gran y decepcionante mayoría- notas en donde la nota principal corre a cargo de actos en donde la fluye a borbotones la sangre, corrupción y transgresión de los principios éticos sociales como la justicia, igualdad, solidaridad, por mencionar algunos.

Sin embargo, creo el conformarme con saber que en la Revolución mi Bisabuela vivió en carne propia el casi exterminio de su pueblo y que por eso ahora debo “adecuarme” a esta nueva realidad roja, no es justo ni conmigo misma, ni con la evolución humana.  Y de la misma forma, creo que nuestra realidad cambiaría si viéramos en “el otro” un poco de nosotros mismos.

¿Qué pasaría si fuera así? Los jueces harían justicia, los gobernantes harían correctamente su trabajo, no habría hurtos, nadie aceptaría sobornos (¿quién podría aceptar dinero a cambio de lastimarse a sí mismo?), los profesores enseñarían con toda su capacidad, sabiendo que cada niño es un poco ellos mismos… Sé que es una utopía, pero no nos hará mal considerarlo la próxima vez que nos toque interactuar con los demás.

Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra.; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por tí.

-John Donne, Devotions Upon Emergent Occasions


Poverty_Pobreza by ~chiaroescuro on deviantART