Terremoto en el corazón

Sucesos tan lamentables como los terremotos que hemos vivido en México el pasado 7 y 19 de septiembre de 2017 marcan nuestras vidas. Nos hacen conscientes de lo frágiles que somos, provocan la reflexión sobre las verdaderas prioridades, reconocemos lo incierto de lo que tantas veces damos por sentado, descubrimos lo afortunados que hemos sido durante tantos años y nos permite atestiguar la gran nobleza del corazón humano.

Es en el infortunio que los mexicanos nos descubrimos como sujetos activos de una comunidad que se sabe responsable y dependiente sólo de sí misma para sobreponerse a la desgracia. Aparece la solidaridad espontánea, desmedida, valiente y desinteresada, con la única finalidad de ser útiles a nuestros hermanos, no importando quiénes seamos nosotros ni quiénes son ellos, porque nos descubrimos -al fin- como un mismo ente al que le duele en el corazón la desgracia ocurrida en su colectividad.

Y es esta fuerza incontenible, el combustible para la organización natural y efectiva: surgen manos para rescatar a personas debajo de escombros, salen miles a recolectar herramienta, medicamento, alimento y apoyo para aliviar el dolor del cuerpo y alma y sentimos a nuestros hermanos más cerca que nunca. Millones de personas piensan en cómo hacerse útiles, poniendo a disposición de los demás con lo que son y lo que tienen, privilegiando la urgencia de los demás sobre la propia.

Se borran divisiones que cotidianamente la sociedad da por sentado: estudios, religión, ingresos y origen son sólo un dato anecdótico, que viene al cuento compartir con quien está al lado sólo si esto ayuda en la emergencia. Es cuando la pericia de los albañiles para saber cómo romper muros y abrir brechas que permitan rescatar personas atrapadas es tan valiosa como el conocimiento de los doctores que esperan fuera para curar y salvar vidas; es cuando se abren las contraseñas de wifi para que todos puedan comunicarse y se organizan vecinos para hacer comida para los voluntarios, mientras los ciclistas se ofrecen para ir a recoger donativos y llevarlos a centros de acopio; es cuando la sociedad descubre las redes sociales como un poderoso medio para direccionar esfuerzos de voluntarios y donaciones; es cuando los automovilistas llevan a desconocidos peatones con los que hasta ayer sólo compartían una ruta y las generaciones más jóvenes dan muestra de participación contundente; es cuando todos revisamos nuestras despensas y -como multiplicación milagrosa de panes- encontramos que hay más que suficiente comida para compartir con los demás, aún viviendo en una eterna crisis económica; cuando descubrimos hermanos de otros países dispuestos a darnos apoyo generoso y desinteresado; es cuando México, el México con raíces profundas y genuinas, cuyo ADN está presente en todos nosotros, despierta y vibra con todo su dolor, potencia y ternura guardados durante años.

Es mi más ardiente deseo que no se olvide lo luminoso de nuestro actuar como sociedad en medio de la desolación. Que -después de pasada la emergencia- recordemos que quien va al lado de nosotros arriesgaría todo (sí, hasta su vida) por sacarnos de un edificio colapsado.

Y como en todo, siempre está el contraste. Hay algunos cuya humanidad se ha perdido ya; esos que aprovechan estos momentos para buscar la propia ventaja. Por ser la impresionante minoría (tanto en número como en tamaños) no tendrán cabida en esta entrada. Que Dios se apiade de sus almas y se obtengan justicia en la tierra, pues la responsabilidad de muchos de ellos era -justamente- trabajar por el bien de la comunidad para prevenir desastres, emitir y hacer cumplir normas de seguridad que evitaran tragedias como la que vivimos o entregar a la población a su cargo el acopio solidario recibido. Están también quienes, siendo millonarios, se beneficiaron con las ventas extraordinarias de los miles que se volcaron a comprar agua, comida y medicinas para compartir con los demás, sin disminuir en un céntimo el precio.

Sólo me resta dejar aquí testimonio de que la salvación ante estas tragedias -y ante la compleja problemática que enfrentamos cada día- está en la fortaleza que logremos al actuar como uno, en ver por el bien común y vivir constructivamente la alegría íntima y pública de sabernos parte de nuestro amado México.

 

¿Qué es la pobreza?

¿Qué es la pobreza?

Es mucho más que no tener dinero.

Algo mucho, mucho más tremendo. No tener esperanza, no saberse con derecho a la dignidad, no haber disfrutado de la libertad que da la cultura y el poder del pensamiento propio, no saber de las grandes capacidades que tenemos por el solo hecho de ser seres humanos, siendo presos del prejuicio sobre las capacidades propias y de las de los otros, no percibir la gran oportunidad de dar a los demás, aún en las condiciones más difíciles.

Hoy me compartió mi mamá este video. Me encantó tanto que no he perdido un instante en compartirlo con ustedes. Y me quedo con la gran reflexión: “Para poder dar algo, no es necesario que tengas algo en el bolsillo; lo único que necesitas es realmente querer ayudar a alguien”.

El cuidado de lo invisible: Humanización de los Cuidados Intensivos

Encontré gracias al maravilloso Blog Dra. Ibone Olza esta charla TED, a cargo del Dr. Intensivista Gabriel Heras. Me ha hecho tanto sentido que los invito a escucharla y a reflexionar sobre ella.

Es fundamental regresar a lo básico: somos humanos y -como tales- necesitamos sentirnos amados y respetados, aún (y principalmente) en condiciones críticas como urgencias médicas en donde la incertidumbre y angustia priva.

Nosotros hemos sido muy afortunados al encontrar seres maravillosos en los hospitales; que Dios los bendiga por no subir a pedestales fríos e inalcanzables, sino asumirse como profesionales que hacen uso de la ciencia, experiencia y vocación, mostrando el espíritu de solidaridad humana, tan necesario en condiciones límite. Sé que debe ser esta una labor agotadora intelectual, física y emocionalmente; por ello va todo nuestro reconocimiento y cariño.

Y bueno, también hemos topado con prestadores de servicio a la salud sin amor a su profesión, que ven a los pacientes como cosas inertes e inútiles. Pienso que al final de la historia, sobre sus hombros pesa una dura carga: dedicar toda una vida a un trabajo que no aman, perdiendo la oportunidad de ser entrañablemente inolvidables en la vida de cada uno de sus pacientes.

Adiós, querido Galeano

Hoy la mañana fue hermosa. Los pájaros del parque vecino despertaron especialmente contentos. Probablemente ellos sabían ya que el espíritu de Galeano volaría libre de los años y pleno en la luz.

Nosotros, quienes apenas tratamos de hacer crecer nuestras alas lo echaremos mucho de menos… el mundo necesita más que nunca humanos incluyentes, amantes de sus prójimos, con alegría por vivir.

Aquí un pedacito de Galeano:

El amor no tiene etiquetas

Sé que esta entrada hará que más de uno levante sus cejitas. El México del siglo XXI aún tiene mucho que recorrer para aceptar que el amor es amor viniendo de quien venga y yendo hacia donde vaya. Sé que me dirán -como alguna vez lo han hecho- que el amor entre parejas del mismo sexo es algo contra natura que destruye las “buenas costumbres” de la sociedad.

Y aquí cabría pensar en que la sociedad de “buenas costumbres” ha permanecido impávida ante la masacre de millones de sus propios hijos en las guerras, no ha hecho mucho por proteger a los grupos minoritarios en desventaja (de haberlo hecho, sus desgracias serían mucho menores) y ha brillado por su ausencia en el intento de comprender y aceptar a quienes son diferentes al común denominador en lo que a creencias religiosas, científicas, culturales, raza, nivel socioeconómico y más se refiere.

Las relaciones que se afianzan con el detrimento de alguna de las partes, no son de amor ni sanas y no importa si son entre personas del mismo o distinto sexo.  El amor es constructivo, el amor protege, el amor nutre, el amor perdura.

Después de vivir tantos años en una sociedad en donde cada día es más común ver actos de violencia, odio e intolerancia, creo que hay que dejar que el amor reconstruya los tejidos rotos de nuestra sociedad. No apelo a la tolerancia, ya que “tolerar” significa “soportar” lo diferente; yo me inclino más bien por la aceptación de que cada quien debería ser libre de manifestar su identidad siempre y cuando no vulnere los derechos de los demás.

Creo que la humanidad sólo podrá salvarse por el amor.

Solidarízate

Lo más importante, sólo lo ve el corazón…

Campaña contra violencia verbal

Gracias

En ocasiones, cuando ocurre algún desastre y la gente se dispone a enviar ayuda (ya sea en especie o monetaria) no faltan aquellos que sugieren con buena voluntad pero falta de fe en el género humano: “¿Por qué lo haces? ¿Quién te dice que llegará a la gente que lo necesita?”. Es cierto que noticias tenemos de algunos desafortunadísimos casos en que gente sin corazón ni moral ni humanidad se aprovecha de el esfuerzo comunitario, pero creo que la humanidad es una y apoyar a quien lo necesita -sea en la esquina de nuestra casa o al otro lado del mundo- debería ser tan natural como cuidar de nosotros mismos.

Por eso escribo hoy para compartir el sitio “Sing for Japan” porque me pareció hermoso. Es un proyecto mediante el cual la gente de Japón da las gracias cantando a todo el mundo por su ayuda ante el desastre. Incluyo aquí su nota introductoria, así como la canción que si bien ya habrán escuchado en algún lugar, cobra una fuerza y significado enorme al ser cantada en esta ocasión:

Para toda la gente que nos apoyo en todo el mundo
Nosotros estamos muy agradecidos por el cariño que ustedes han hecho hacia nosotros.
Queremos decir muchas gracias.

Nosotros pensamos en salir a adelante y luchar contra este desastre.
Para que nuestra vida vuelva a como era antes van a tardar muchos años.

Pero nosotros vamos a salir adelante y quremos mostrarle al mundo
que en el futuro vamos a estar mas fuertes mas que antes.

Queremos mostrar por medio de este sitio de web la voz y la fuerza de nosotros.

La primera parte es “Sing Out from Japan” los musicos
que son de la area donde paso el desastre
le dedican esta cancion al mundo como agradecimiento
por todo el apoyo que an mostrado .

A nosotros nos gustaria cantar “ue wo muite arukou”(miro hacia arriba mientras camino)

May 31, 2011
Sing Out from Japan

“Cuando eres agradecido, desaparece el temor y llega la abundancia” -Anthony Robbins

¡Sé valiente!

¡Cuántas cosas podríamos hacer por alegrar a quienes nos necesitan!

Algunas veces se requiere más que sólo medicina

La primera causa de muerte en el mundo

Les presento a uno de los comerciales que me han parecido más artísticos, innovadores y rotundos. Está a cargo de Solidarités International.

Solidarités International et BDDP Unlimited veulent faire couler de l’encre from BDDP Unlimited on Vimeo.

Ayuda a Japón

En 1985, a tan sólo unas horas de ocurrido el terremoto en la Ciudad de México y cuando todavía no terminábamos de asombrarnos por la magnitud del desastre que vivíamos, recibimos ayuda pronta y notoriamente generosa de Japón, que incluía apoyo de expertos para el rescate, equipo médico, alimentos, asesoría para reconstrucción; su solidaridad fue valiosísima para salvar muchas vidas y aminorar la crisis que enfrentábamos.

¿Sería posible que hoy uniéramos nuestra gratitud con nuestra ayuda en este momento en que ellos la necesitan? Claro que las oraciones y deseos para que todo se solucione son muy bien recibidos, pero es urgente contar con lo tangible, como alimentos, medicinas y cobijo para la población en crisis.

He platicado con varias personas que afirman estar alerta para donar cuando se abra algún centro de acopio… sin embargo, hay que considerar que debido a las distancias, resultaría más caro transportar los productos de aquí a Japón que comprarlas en algún país cercano para enviarlas lo más rápidamente a los lugares en que se necesitan.

Si deseas apoyar, aquí te envío los datos de las cuentas en donde se están recibiendo depósitos, obtenidas del sitio de la Embajada de Japón

CRUZ ROJA MEXICANA

www.cruzrojamexicana.org.mx
Tel. (55)1084-9000
CUENTA BANCARIA ESPECIAL:
BANCOMER 0404040406

ASOCIACIÓN MÉXICO JAPONESA
www.kaikan.com.mx
Tel. (55)5651-9382, (55)5593-1444
CUENTA BANCARIA ESPECIAL
Nombre : ASOCIACIÓN MÉXICO JAPONESA, A.C.
BANCO: BANAMEX
SUCURSAL: 516
NUMERO DE CUENTA: 6344672
CLABE INTERBANCARIA: 002180051663446729
UNA VEZ REALIZADO EL DEPÓSITO LE AGRADECEREMOS INFORME A LA ASOCIACIÓN MÉXICO JAPONESA CON EL ENVIO DE LA FICHA DE DEPOSITO Y SU NOMBRE AL FAX 5664-1500 O AL CORREO ELECTRONICO kaikan@prodigy.net.mx

Mankind is no island

Este sábado les propongo este video que me encontré. Simple, contundente y -desde mi punto de vista- cierto.

La Foca Ramona me ha hecho llorar…

¿Quién se imaginaría que “La Foca Ramona” me haría llorar?

Éste es el video de Juanito un pequeñito de casi 3 años que ha perecido en el incendio de la guardería ABC… Creo que debemos tenerlo muy presente, para evitar el tan conveniente olvido al que apuestan los involucrados y las autoridades; aportemos nuestra participación para lo mínimo que nos podemos dar como sociedad en un caso tan aberrante: Justicia.

Para estar atentos a la organización ciudadana en exigencia de justicia, les pido visiten el sitio: www.angelesenespera.org en donde encontrarán información sobre cómo pueden canalizar su valiosa participación en apoyo a estos 49 pequeños, víctimas mortales e inocentes de la corrupción, ineptitud e injusticia. ¿Una prueba más al respecto? Incluyo el video en donde según la fuente:

“W Radio consiguió el video que llevaron a cabo peritos de la Procuraduría General de Justicia de Sonora para comprobar que los niños de la Guardería ABC no contaron con salidas de emergencia adecuadas que les hubieran permitido escapar del incendio registrado el cinco de junio pasado.

Según el peritaje elaborado por personal de la Procuraduría estatal, la salida de emergencia no estaba a la vista y se ubicaba al interior de la cocina de la guardería; para llegar a ella tenía que ubicarse primero la cocina, abrir la puerta de ésta, después abrir otra puerta para llegar al lugar de la salida de emergencia la cual se abría hacia adentro y tenía además dos chapas con llave.

En el video se muestra como el perito de la Procuraduría estatal con una cámara en mano intenta salir lo más pronto posible y aun con el conocimiento de la ubicación de la salida y siendo un adulto que va corriendo salió del inmueble en 27 segundos sin fuego y sin que las chapas estuvieran calientes.

Este video forma parte de las investigaciones y peritajes que llevó a cabo la Procuraduría General de justicia del estado. “

La foca Ramona trabaja en un circo,
tiene una pelota muy grande y redonda,
primero se agacha la avienta hacia arriba
se sienta y saluda y come pescado.
‘Am, am, am’

Juntos

Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o a perecer juntos como tontos.

– Martin Luther King Jr.