Las Matemáticas no son lineares

Encontré un documento que me ha parecido de lo más interesante… Tantas veces, mientras leía el temario de Matemáticas la única razón que parecía existir para aprender Cálculo Diferencial I es que era necesario cursarla para acceder a Cálculo Diferencial II.

Sin temor a equivocarme, podría decir que -en cuanto a la aplicación práctica de conceptos, el aprendizaje de pensamiento deductivo, y el resultante y genuino interés inoculado para aprender más- las mejores clases de Matemáticas que he tomado en la vida son las que me dió mi Mamá en Primaria, cuando me ayudaba a comprender (con medio kilo de capulines) cómo agrupar por docenas, decenas y centenas.

Creo que si la enseñanza de Matemáticas fuera más práctica y divertida, podríamos descubrir más facilmente lo bellas que son, contagiando a los jóvenes estudiantes con la emoción de ver el mundo a través de ellas.