A Eme O

Este mes Pascual cumplió años.

¡Cuánto agradezco a Dios que entre tantos millones de niños y niñas, él, justamente él, haya sido nuestro hijo!

¡Va para ti esta canción, mi Chimuelito Hermoso!

Esta mañana

Después de casi 5 meses, hoy Pascual regresó a la escuela.

Lleva con cubrebocas, va bien forradito con su abrigo de ilusiones por hacer amigos, aprender y dispuesto a recuperar el tiempo de recuperación en casa.

No pudo dormir por la emoción de conocer a sus compañeros que lo esperan. Despertó temprano, se arregló pronto, desayunó y fue el primero en subir al auto. Lo vi entrar a su salón y sentarse contento en su pupitre, rodeado de compañeros que apenas conoció unas horas. Regresamos a casa y extraño oír sus pasos, sentir su manita al cruzar la calle y platicar sobre la nueva pista por la cuál descubrió que Spiderman no puede ser real o ver cómo hace las sumas en su mesita junto a mi escritorio.

Y encuentro que en estos 5 meses mi vida entró en un túnel en donde el tiempo tiene otro ritmo, más marcado por las citas, doctores, laboratorios, muestras, y seguimientos que por semanas y meses. Encuentro que mi corazón necesita organizarse para asumir de lleno esta nueva manera de vivir “normalmente” con las quimios faltantes, haciendo frente a la preocupación por sus riñones, los contagios y las adaptaciones.

Entonces recuerdo lo contento que iba Bruno hoy a su escuela. No hay de otra: a sacar ánimo, que la vida se abre camino.

Tal vez el desazón que siento no sea sino el aire fresco que anticipan las mañanas del corazón, promesa de que tenemos otra oportunidad para volver a vivir felices.

¿A qué jugamos Robotina?

Ya no soy más Mamá, ni Mamita para Pascual.

Mi identidad secreta para jugar con el autonombrado Astroboy es Robotina.

Tssss…


AO-Maru the Friendly Robot 12 by ~leoblanchette on deviantART

“De a mentiritas”

-“Mamá, ¿me haces una capa de Superman para volar?”

-“Sí mi vida, pero sólo para que te parezcas un poquito y juegues. Es que ¿sabes? Superman es de mentiritas y no vuela en realidad.”

-“Entonces, por favor, también hazme de a mentiritas”.


Superman by ~cippow25 on deviantART

La canción del día

El día de hoy, mientras Ax hacía planes para su viaje, escuchamos por primera vez a Rufus Wainwright con la canción “Aleluya”, cuando nos sorprendió oir la vocecita fresca de Pascual en una explosión imparable de aleluyas que terminó hasta que se fue a dormir.

Tengo miedo

Pascualito resultó tener muy frágil el esmalte de sus dientitos; a pesar del cepillado tiene lastimados sus dientes y mañana iniciamos el tratamiento con el odontopediatra. Preferiría mil veces que me hicieran el tratamiento a mí que a él, porque está muy chiquito y será la primera vez que grite con miedo llamando a su mamá y que yo no pueda ir a rescatarlo sino hasta que termine la sesión.

Reviso su dieta… ¿Dulces? nada; bueno, para ser exactos 4 paletas de caramelo que le dió el pediatra al final de la consultas a lo largo de 2 años y 2 paletas Payaso… ¿Azúcar? sólo la de las frutas… ¿Refresco? ni en sueños. Entonces… ¿Cómo es posible que veo tantos niños de su edad que no conocen el cepillo de dientes ni por accidente y tienen unos dientes fuertes y sanos?

Tilina la pulga dentista by ~maestro-efectivo on deviantART

En este delicado punto, las opiniones de los especialistas son bien diferentes: de los 4 que consultamos uno se declaraba por “amarrarlo” para inmobilizarlo hasta que terminara (tipo Guantánamo) o de plano lo sometiéramos a anestesia general;  otra dijo que con un cepillado meticuloso podriamos esperar a que creciera más para poder entrar en tratamiento posterior (al principio creímos que sería la mejor opción, pero según las radiografías esto avanza muy rápido); la tercera nos dijo que quedarían bien unas resinas y con eso no habría problema (a pesar que todos los demás dijeron que no funcionaba este sistema porque se estrellaban, caían y después era peor el tratamiento); y la última propuesta fue realizar 3 sesiones de 30 mins: Una para extirpar la pulpa, otra para poner fundas metálicas, la tercera para ir por resinas en dos muelitas más.

¿Qué hice mal? Le dí leche materna 11 meses, y lavaba los dientes de acuerdo como aprendí con el Doctor y con la práctica de hacerlo diario.  Lo peor es que veo que no fue suficiente y mi error lo pagará mi chiquito querido… El médico dice que es una característica personal, como tantas otras, el que sus dientes sean frágiles. Eso no me hace sentir nada mejor. Pobrecito de mi pequeño… hoy está tan alegre y mañana descubrirá que no bastará con llamarme en cualquier momento en que sienta miedo para tener la seguridad de que estaré con él.

Estoy muy, muy acongojada.

+ Tilina la Pulga + FanArt + by =hellnike on deviantART

Hace dos años, de madrugada

Hoy, justamente a las 5.15 de la mañana hace dos años se abrió el telón para la aparición de Pascual en nuestra vida. Después de casi 9 horas de ires y venires, pues nada… el Doctor decidió que lo mejor era rescatarlo. Después de tanto esfuerzo, recién pasada por el bisturí, te ví por primera vez: tan precioso como sólo una mamá puede ver a su hijito (bueno, para ser precisa, la guapura era  evidente, hasta para los que no eran tus papás).

Desde entonces, la alegría, el miedo, la felicidad, las precauciones, el orgullo y tantas otras emociones nos han acompañado día y noche, haciendo de nuestra vida una aventura estupenda e inolvidable.

¡Gracias a Dios por tí, hijito!

Aquí pongo un pedazo de película que me recuerda mucho la emoción del Rey de nuestra casa al ver a su pequeñito recién nacido:

Los terribles dos

Dentro de un mes estaremos entrando con Pascualito a “los terribles dos”, edad en que ni ellos mismos se comprenden. Vaya si lo sabré yo que todavía me acuerdo… y miren que eso fue hace ya vaaarios años.

Pascualito Jack Jack

Que el chico está a todo motor, ni duda cabe. Sólo queda recordar aquellos gloriosos días en que la casa estaba impoluta, los pisos relucientes y nada de polvo ni cosas fuera de su lugar. Ahora, en el afán de descubrimiento de la vida, tenemos en un momento a cargo del capitán Pascualín una excursión debajo de la mesa, lo encontramos nadando en el suelo o jalando el barandal de su cama para ver si de veras aguanta.

No, no crean que es uno de esos demonillos de Tazmania o mocosos descarriados que destruyen las cosas por fastidiar, en verdad que todo lo hace con afán de descubrir (¿o será que soy su Mamá?) Tsssss.

Verlo en acción, me recuerda mucho al pequeño Jack Jack de “Los Increíbles” a cargo de quien viene el siguiente corto.