Cazadores de música

Vivo con un melómano. Y eso hace aún más emocionante mi vida.

El colecciona música. Pero no se ufana por el número de piezas que tiene (como hacen tantos que creen que la cantidad es lo que importa en los tesoros), sino que pone su orgullo en la maravilla de cada pieza. Está abierto a todos los géneros y épocas, su único parámetro es la belleza, su profundidad, la ampliación de horizontes. Dice -con razón- que si todos conociéramos más de la música de otras culturas, nuestra humanidad descubriría lo cercanos que somos unos de otros, aunque se empeñen en clasificarnos por color, recursos, idiomas o religiones. Si conociéramos más música, sería menos probable caer en la tentación de las guerras, pues sabríamos que el otro guarda también una riqueza irreemplazable de emociones y sentimientos tan genuinos, lejanos y -a la vez- tan parecidos a los nuestros.

A donde vamos, llevamos nuestra red caza-piezas musicales siempre lista para atrapar el hallazgo. La diferencia con los cazadores de otros géneros es que -mientras que ellos cortan vidas creyendo egoísta y criminalmente que así las poseen, nosotros confiamos en que al atrapar una pieza musical y compartirla con otros, es posible que esta florezca, pues con un poco de suerte, algunos lograrán percibir cierto reflejo de su vida en ellas.

Aunque en principio podría parecer un pasatiempo muy tranquilo, no crean que siempre es así. Algún día -por ejemplo- mi cazador de música congeló la caminata en pleno arroyo congestionado del centro de la CDMX para detectar de dónde venía la música que le parecía estupenda. Sorteando los ríos de gente por fin dio con la fuente de la música: un resignado automovilista atrapado en el embotellamiento, que se sorprendió al saber alguien lo escuchaba. O aquella vez que estuvimos en una reunión y presenciamos la transformación de aquel invitado, el más tímido y lejano, en un súper-poderoso maestro de la musicalización con despliegue total de fechas, nombres y nuevos hallazgos. Fue como si se encontraran dos de una misma tribu añorada en parajes lejanos.

Y así… cada canción viene acompañada de alguna anécdota sobre su lugar de hallazgo. Y la atesoramos justo como se hace en los gabinetes botánicos en donde junto a la pieza encuentras la tarjetita de información sobre su recolección.

Esta pieza, por ejemplo, fue regalo que nos llegó con el Festival de Jazz del CeNArt hace algunos años. Jordi Barceló, el gran músico de Andorra fue invitado y su ejecución fue tan magnífica, que hasta valió la pena soportar a la parejita de al lado que platicaba sin cesar sobre su última incursión malograda en crucero. Fue magnífico presenciar ese momento luminoso en que un maestro ejecuta con entrega y cariño su creación.

Pues bien, una vez leída la tarjetita de este tesoro encontrado, lo compartimos con gusto con ustedes:

¡Viva la Música!

Suis-moi

¿Qué les parece esta canción?

¡No se pierdan la película de El Principito! Una de las mejores para niños que haya visto.

Y a disfrutar la vida…

Rutina

Todos los días al salir de casa veo innumerables hombres y mujeres que cumplen con su rutina. Unos van platicando con sus hijos mientras los llevan a la escuela, otros suben con prisa a los camiones llenos o abren sus negocios con la esperanza de un día mejor que el de ayer. Más allá de si son hombres o mujeres, si van de traje o en jeans o si usan maquillaje de moda o prefieren la sinceridad de una cara sólo lavada, percibo en ellos la certeza de que su esfuerzo le permitirá sobrevivir, apoyar en su familia y -en el mejor de los casos- superarse como grupo.

Caso aparte son los muchachos que van a estudiar. En la mayoría de ellos aún brilla la fascinante invitación de la vida a romper límites, a saberse depositarios de un flexible futuro por el cual hoy aún no tienen que pagar el boleto completo.

Reconozco a quienes dan día a día su vida, cosiéndola a la rutina con amor, paciencia y hasta resignación, en beneficio de un futuro para las vidas que han nacido de la propia.

All you need is love

Y en los días nublados, siempre es bueno recordar: Todo lo que necesitas, es amor.

¡La familia Telerín!

Hoy supe que la famosísima Familia Telerín encargada de recordar a nuestros padres que ya era hora de mandarnos a la cama, no importando qué tan buena estuviera la reunión/programa/plática tiene su versión “reloaded”.  Aquí va para gusto de algunos como yo que recuerdan aquellos lejaaaanos días.

¿Sabías María?

Encontré esta canción que me ha parecido hermosa para reflexionar sobre el gran milagro de la Navidad: la prueba más clara del amor que tiene Dios a la Humanidad.


-Pentatonix

¿Sabías María?
María, ¿sabías que tu bebé
caminaría un día sobre el agua?
María, ¿sabías que tu bebé
salvaría nuestros hijos e hijas?

¿Sabías que tu bebé
vino para hacerte nueva?
Este niño que naciste
pronto te librará.

María, ¿sabías que tu bebé
dará la vista a hombres ciegos?
María, ¿sabías que tu bebé
calmará las tormentas con Su mano?

¿Sabías que tu bebé
caminó donde los ángeles pisaron?
Cuando besabas a tu pequeño niño
besabas la cara de Dios.

María, ¿sabías?

Los ciegos verán, los sordos oirán,
los muertos volverán a vivir;
los cojos saltarán, los mudos cantarán
las alabanzas del Cordero.

María, ¿sabías que tu bebé
es el Señor de toda la creación?
María, ¿sabías que tu bebé
gobernará las naciones?

¿Sabías que tu bebé
es el Cordero Perfecto del cielo?
Que el Niño dormido que sostienes
es el Gran YO SOY.


CeeLo Green


Peter Hollens

Para mi niño hermoso

Con todo mi corazón, Pascualito hermoso.

¡Cantoalegre!

Conocimos a Cantoalegre hace unos años, de mano de Zopi y Gaviota en los programas de @Radiombligo. Es un reconocido proyecto colombiano dedicada a fomentar la música entre los niños con creaciones de óptima calidad tanto en forma como en contenido. Una maravilla más del proyecto es que permite la descarga de su variada propuesta musical de manera libre y legal desde este su sitio Cantoalegre: ¡Música libre!

Al disfrutar esta música para niños (y también no tan niños) se adivina que es resultado de trabajo concienzudo y paciente, cuyos ingredientes principales son el amor a los niños y todo el sabor colombiano.

Comparto aquí una de sus tantísimas canciones hermosas; se llama “Carta al viento” y probablemente ustedes ya la han escuchado pues de vez en cuando la incluían en Discovery Kids.

Por último, y para cerrar con broche de oro, la agrupación ha preparado un disco especial para esta temporada navideña llamado “Cantoalegre canta Navidad” que no tiene pierde. ¡Anímate y escúchalo! Quedarás muy contento, disfrutando esta música con fondo y muy cercana al sentido verdadero de la Navidad. Lo encontrarás disponible también en musicalibre.com.co

¡Larga vida a Cantoalegre!

Para no perderte sus noticias:

El cerebro del músico

Cantoalegre en Navidad

¡Feliz Navidad con Cantoalegre!

Un abrazo a todos en esta Navidad, que Jesús nazca en nuestros corazones y veamos al mundo con ojos de niño, llenos de alegría, ilusión, amor y esperanza.

Si queremos ¡podremos!

Aquí el obsequio de Cantoalegre para calentar los ánimos y corazones esta Navidad:

Fé Em Deus

Y bueno, después de un merecido descanso en fin de semana, las cosas parecen estar mucho mejor.

¡Música para este domingo!

Diogo Nogueira – Fé Em Deus (Ao Vivo)

A luta está difícil, mas não posso desistir
Depois da tempestade, flores voltam a surgir
Mas quando a tempestade demora a passar
A vida até parece fora do lugar
Não perca a fé em Deus, fé em Deus
Que tudo irá se acertar
Pois o sol de um novo dia vai brilhar
E essa luz vai refletir na nossa estrada
Clareando de uma vez a caminhada
Que nos levará direto ao apogeu
Tenha fé, nunca perca a fé em Deus
Pra quem acha que a vida não tem esperança
Fé em Deus
Pra quem estende a mão e ajuda a criança
Fé em Deus
Pra quem acha que o mundo acabou
Pra quem não encontrou um amor
Tenha fé, vá na fé
Nunca perca a fé em Deus
Pra quem sempre sofreu e hoje em dia é feliz
Fé em Deus
Pra quem não alcançou tudo que sempre quis
Fé em Deus
Pra quem ama, respeita e crê
E pra aquele que paga pra ver
Tenha fé, vá na fé
Nunca perca a fé em Deus
Aquilo que não mata só nos faz fortalecer
Vivendo aprendi que é só fazer por merecer
Que passo a passo um dia a gente chega lá
Pois não existe mal que não possa acabar
Não perca a fé em Deus, fé em Deus
Que tudo irá se acertar
Pois o sol de um novo dia vai brilhar
E essa luz vai refletir na nossa estrada
Clareando de uma vez a caminhada
Que nos levará direto ao apogeu
Tenha fé, nunca perca a fé em Deus
Pra quem acha que a vida não tem esperança
Fé em Deus
Pra quem estende a mão e ajuda a criança
Fé em Deus
Pra quem acha que o mundo acabou
Pra quem não encontrou um amor
Tenha fé, vá na fé,
Nunca perca a fé em Deus
Pra quem sempre sofreu e hoje em dia é feliz
Fé em Deus
Pra quem não alcançou tudo que sempre quis
Fé em Deus
Pra quem ama, respeita e crê
E pra aquele que paga pra ver
Tenha fé, vá na fé, nunca perca a fé em Deus

Voy a entregar mi corazón – Pablo Olivares

Encontré esta canción y me gustó mucho.

La comparto con ustedes.

¡A disfrutar la vida!

¡Viva la música!

Tengo que confesarlo: yo no conocía a David Guetta y quien me invitó a escucharlo fue mi sobrinita, quien brilla por su hermosa sonrisa de 11 años y ojitos negros chispeantes de vida. Disfruté la propuesta que escuché y -aunque muchos me dirán que es bastante light- yo creo que hay música perfecta para cada momento y no todos en nuestra vida son taaaan solemnes (¡qué aburrido si así lo fueran!).

Y bueno, sin más preámbulo comparto aquí una de sus piezas:

Titanium / Pavane – David Guetta / Faure – ThePianoGuys

Aquí y allá

A Pascualín le encanta TV Once Niños. De la nada, empieza a cantar las nuevas cancioncitas como las siguientes. Cuando lo escucho, me ilumina un rayo de sol porque -según mi teoría- un niño que canta nomás porque sí, es un niño feliz.

¡Viva la música!

Huapangueritos desde chiquitos…

Dejo este video por aquí, para demostrar el maravilloso talento musical de algunos jóvenes en México.

Si quieres vivir esta experiencia musical, asiste al evento que año tan año se lleva a cabo en junio en algún municipio de Hidalgo: El Encuentro de Niños y Jóvenes Huapangueros

Amazing Grace

Y para este viernes, admirada de cuánto aún hay de bello para esta humanidad errática, esforzada, sorprendente, maravillosa, “Amazing Grace”.

Amazing Grace!
How sweet the sound
That saved a wretch like me.
I once was lost, but now am found,
Was blind, but now I see.

Gracia asombrosa, cuan dulce el sonido 
¡Que salvó a un desgraciado como yo! 
Estuve perdido, pero ahora me encontré, 
Estaba ciego, pero ahora puedo ver.

Diablo rojo

Y para cerrar con brío esta semana, comparto “Diablo Rojo”, de los músicos mexicanos Rodrigo y Gabriela.
¡Acción!

Tierra mestiza

Hoy comparto con ustedes “Tierra mestiza”, de Los Folkloristas.

Para mí significa mucho, pues aún cuando las palabras no son suficientes para describir con precisión el profundo orgullo que implica ser mexicano, es la música la que encuentra la manera de expresarlo con plenitud.

Mi país, tan generoso en recursos, historia, tradiciones, culturas pasa por un terrible momento en su historia. Quieren venderlo todo: en remate, por pedazos o en lote, personas que no están conscientes de la riqueza milenaria que tienen en sus manos; personas que ven como amigos a quienes desean hacerse de nuestros recursos nacionales a costa de lo que sea, a cambio de beneficios personales. Personas que traicionan a su país y a sus hermanos. Personas que harían todo por pertenecer al selecto grupo que dispone a su antojo y conveniencia de nuestro planeta sin pensar que es la única casa de la humanidad, sin pensar en que solo unidos podremos sobrevivir. Personas sin alma. Personas sin amor.

La cancion del pirata

En secundaria, tuve la suerte de tener para la materia de Literatura a la maestra Nora. Aunque sus métodos no eran dulces, puedo decir que fue una de las materias más fructíferas para mí, pues su ella no se limitó a cumplir el temario sobre autores y estilos literarios, sino que también se hizo tiempo para darnos prácticas de oratoria y declamación. A muchos compañeros esto les fastidiaba; “total” -decían- “¿para qué nos ha de servir?, si yo voy a ser ingeniero/doctor/biólogo”. Y 25 años después apuesto que la vida les ha hecho pensar distinto.

El reto de la oratoria era principalmente para la memoria que en tan sólo un día tenía que aprender varias estrofas con entonación y compostura. Sin embargo, siempre había quien salvaba originalmente el reto: recuerdo a aquellos que acudían a las más nuevas canciones de rock en español que en aquel entonces aún no llegaba a México y “apantallaban” a la maestra con su don para aprenderse “tan bien” largos versos, declamados con toda parsimonia. ¿Cómo olvidar la felicitación tan efusiva que obtuvo un compañero cuando declamó con cara contristada la canción “En algún lugar” de Duncan Dhu, que después escuchamos por la radio?  Cierto que no tenían la profundidad de los versos de Miguel Hernández a cargo de Joan Manuel Serrat, pero era una tabla de salvación para quienes se creían imposibilitados para aprender poesía.

Pues ahora, nuevamente se redescubre la rica veta, combinación de música y reconocida poesía. Los invito a esuchar a Tierra Santa, grupo de power metal con el poema “La canción del Pirata”, del genial escritor del siglo XIX José de Espronceda. Aunque a muchos no les llame la atención el tipo de música, creo que no podrán negar la maravillosa oportunidad de difundir contenido más imaginativo, variado y de lenguaje más estructurado y pulido que el de la oferta actual. Quien sabe, en una de esas encontramos el punto de quiebre para hacer más respetable corrientes musicales como el pasito duranguense o el regetón.

Y bueno… soñar no cuesta nada.

“Canción del Pirata”
José de Espronceda

Con diez cañones por banda
Viento en popa a toda vela
No corta el mar si no vuela
Un velero bergantín

Bajel pirata que llaman
Por su bravura el temido
En todo el mar conocido
Del uno al otro confín

La luna en el mar riela
Y en la lona gime el viento
Y alza en blando movimiento
Olas de plata y azul

Y ve el capitán pirata
Cantando alegre en la popa
Asia a un lado, al otro Europa
Y allá a su frente Estambul

Navega velero mío
Sin temor que ni enemigo navío
Ni tormenta ni bonanza
Tu rumbo a torcer alcanza
Ni a sujetar tu valor

Veinte presas hemos hecho
A despecho del inglés
Y han rendido sus pendones
Cien naciones a mis pies

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

Allá muevan feroz guerras
Ciegos reyes, por un palmo más de tierra
Que yo tengo aquí por mío
Cuanto abarca el mar bravío

A quien nadie impuso leyes
Y no hay playa sea cualquiera
Ni bandera de esplendor
Que no sienta mi derecho
Y de pecho a mi valor

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

A la voz de barco viene
Es de ver como vira y se previene
A todo trapo escapar
Que yo soy el rey del mar

Y mi furia has de temer
En las presas yo divido
Lo cogido por igual
Solo quiero por riqueza
La belleza sin rival

Sentenciado estoy a muerte
Yo me rio, no me abandoné a la suerte
Y al mismo que me condena
Colgaré de alguna entena

Quizá de su propio navío
Y si caigo ¿qué es la vida?
Por perdida ya la dí
Cuando el yugo del esclavo
Como un bravo sacudí

Son mi música mejor
Aquilones el estrépito y temblor
De los cables sacudidos
Del negro mar los bramidos

Y el rugir de mis cañones
Y del trueno al son violento
Y del viento al rebramar
Yo me duermo sosegado
Arrullado por el mar

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
¡Mi única patria la mar!