La misma vieja canción…

Hace tantísimos años escuché esta canción por primera vez y la sigo sintiendo tan vigente. Recuerdo haberla repetido infinidad de veces en la cassettera -adivinaron, fue en la prehistoria- para comprender su significado, haciendo mis pininos en eso de la traducción.

En fin… Sólo somos polvo en el viento.

Y eso también está bien.

¡Gracias Mamá por tanta paciencia acústica! 🙂