Ahora somos libres

Sí, ya lo sé… quienes saben de películas de arte dirán que el tema era predecible, que tocaba puntos comunes, que era fantasía Hollywood, que los personajes distan de la evidencia histórica y que gozan de tintes maniqueos a mansalva.

Lo cierto es que cuando ví por primera vez esta película me pareció conmovedora, pero -cuando por casualidad la ví de nuevo- me sorprendí a  mí misma ahogada en gruesos lagrimones. Será que por aquel entonces acababa de nacer mi hijo y me llegó a fondo… No sé. Pero es una de mis preferidas.

Santa Maria del Buen Ayre

Desde que escuchamos por primera vez esta pieza de Gotan Project (cuando aún no era un grupo conocido) nos pareció estupenda por lo intensa y rítmica. Un nuevo aire vivificante y juvenil para el tango.  Sí, sé que muchas de las creaciones cuando llegan a Hollywood y son incluidas en algunas películas pierden su encanto, pero creo que -al menos para mí- esta fue la excepción. Si no, ustedes dirán: