¡Salvemos Wirikuta!

Caray…
¿Hasta cuándo comprenderemos que el dinero no es un fin, sino un medio?
Tristemente, por ampliar las oportunidades financieras se destruye el patrimonio cultural y espiritual de pueblos enteros. Y luego nos preguntamos que por qué está así el mundo…