Mujer que dice chau – Galeano

El derecho al delirio

Y en este mundo de cabeza… ¿por qué no deliramos por un ratito?