Mi niñez

Va esta canción para todos los que añoramos aquellos años en que nuestra única preocupación era que la cometa no se cayera, que durara lo más nuestro color dorado, que la mamá tardara en llamarnos a casa cuando jugábamos con los amigos, que nos alcanzara el ahorro para comprar un juguete, que encontráramos algún valioso objeto perdido en nuestra misión a la jungla, el espacio, o el mar dentro de la misma calle, que no se nos perdiera el peso atesorado en la bolsita o que la Mamá nos hiciera el postre preferido como sorpresa, que el Papá escuchara nuestras aventuras de la escuela.

Soy afortunada. Mi niñez ha sido muy feliz y la llevo en mi corazón como un hermoso lugar para descansar y calentar mi ánimo, como talismán que me protege de la desesperanza.

30 de abril

¿En verdad eres el adulto que te hubiera gustado ser cuando niño? No, no me refiero a que serías astronauta o inventarías el remedio para tanto zipi-zape del mundo, sino a que cuando conocías a un adulto agrio, egoísta, enojón o que sólo pensaba que su opinión era importante porque era “el de la experiencia” te prometías que cuando crecieras no serías como él/ella; y probablemente ocurría de la misma manera que cuando te topabas con alguna persona luminosa pensabas “Así seré yo de grande”.

Sé que saldrás muy bien librado de la prueba y por ello te felicito. Sin embargo pienso en tanta gente que -a todas luces- distan mucho de ser aquellos niños sonrientes, divertidos y juguetones que en alguna época se reían chimuelamente. En honor a quienes viven o ya han dejado la infancia airosamente y cuyos ojos brillan con luz de vida y asombro aún, propongo festejar este día siguiendo estas sugerencias:

  1. Hacer especial este día por cosas distintas a comprar obsequios
  2. Pasar más tiempo con los niños y dejar que nos contagien su alegría por vivir
  3. Abrazarlos, besarlos y acurrucarnos para tomar una rica siesta juntos
  4. Dejar que se asome el niño que aún vive en nuestro interior a asombrarse con el cielo,  que brinque con la lluvia, que ría hasta que duela la panza, que disfrute una buena guerra de almohadas, que elija (al menos por este día) el postre que quiera aunque quede fuera del
  5. ¡Disfrutar la vida! que -hasta donde se sabe- sólo tenemos un tanto segura la del día de hoy… 🙂

¡Feliz Día del Niño!

Sí, yo sé… este festejo es resultado del comercialismo, todos los días deberían ser día del niño y más, pero… ¿por qué no nos consentimos un poquito más? digo… al final de cuentas todos hemos sido niños en el pasado remoto y cercano.

Basta -al menos por un momento- de tanta prisa y sal al parque a disfrutar la tarde, invita un helado a los niños, prepárales su postre preferido o simplemente haz unas palomas y ve con ellos su película preferida. Por mi parte, el día de hoy por la tarde se cierra el negocio y me pondré delantal para pintar acuarela con Pascualito… Estoy segura que la diversión valdrá la pena.


It Worked Charly, You Flyin by ~EldaGrimm on deviantART