Que la paz y alegría esté en nuestros corazones

Este fin de año, quisiera tener la ilusión de cuando niña.

Tener la certeza -como en aquel entonces- de que la salud, amor, alegría, vida y fraternidad estarían presentes todos los días iluminando mi camino.

En esta etapa he comprendido que no hay nada seguro. Que todo cambia, y -aunque parezca difícil aceptarlo en un inicio- algunas veces es para bien. Ahora es más retador tener esperanza, mostrar solidaridad, tener paz interna; sin embargo, es confortante saber que la fuente de todo está en nuestro interior, ajeno a los vaivenes del mundanal ruido.

En nuestros corazonesPhoto credit: PeterThoeny via Foter.com / CC BY-NC-SA