“¿Todavía sin hijos? ¿sólo uno? ¿y el hermanito? ¿por qué no lo llevas al gymboree? ¿no duerme solo? ¿por qué lo cargas tanto? Te está tomando la medida… ¿todavía está dormido? ¿todavía está despierto? ¿aún no come sólido? ¿ya come sólido? ¿por qué no lo metes a la guardería? ¿otra vez llorando?”

¡BASTA!

Sé que la mayoría de las veces las opiniones son para apoyar, pero ¡si supieran cuán agotadoras, avasallantes y estresantes son cuando uno ha recibido a un ser humano al que ama de verdad y debe aprender a confiar en su instinto!

Por lo que a nosotros respecta, nuestra promesa total, fruto de taaanta presión bien-intencionada es que apoyaremos sin presionar o juzgar, completa y empáticamente a los nuevos papás.

Como sugerencia, si estás tan interesado en el bienestar de la familia con bebé nuevo ¿por qué no ofreces quedarte una tarde en su casa y cuidar del bebé mientras los papás duermen o van al cine? En verdad, ten por seguro que te lo agradecerán.

Apenas ayer tuve la fortuna de encontrar este corto y con gusto lo comparto con ustedes. Me hizo resonar algo adentro… para meditar profundo sobre nuestras elecciones de crianza con los hijitos.

“Alike” es un cortometraje animado dirigido por Daniel Martínez Lara y Rafa Cano Méndez
alike.es

Alike short film from psl on Vimeo.

Conocimos a Cantoalegre hace unos años, de mano de Zopi y Gaviota en los programas de @Radiombligo. Es un reconocido proyecto colombiano dedicada a fomentar la música entre los niños con creaciones de óptima calidad tanto en forma como en contenido. Una maravilla más del proyecto es que permite la descarga de su variada propuesta musical de manera libre y legal desde este su sitio Cantoalegre: ¡Música libre!

Al disfrutar esta música para niños (y también no tan niños) se adivina que es resultado de trabajo concienzudo y paciente, cuyos ingredientes principales son el amor a los niños y todo el sabor colombiano.

Comparto aquí una de sus tantísimas canciones hermosas; se llama “Carta al viento” y probablemente ustedes ya la han escuchado pues de vez en cuando la incluían en Discovery Kids.

Por último, y para cerrar con broche de oro, la agrupación ha preparado un disco especial para esta temporada navideña llamado “Cantoalegre canta Navidad” que no tiene pierde. ¡Anímate y escúchalo! Quedarás muy contento, disfrutando esta música con fondo y muy cercana al sentido verdadero de la Navidad. Lo encontrarás disponible también en musicalibre.com.co

¡Larga vida a Cantoalegre!

Para no perderte sus noticias:

Con dos años y medio, a raíz de un tratamiento dental difícil pero necesario mi hijo se pasó por una etapa muy irritable en que el llanto imparable, las patadas y mordidas empezaron a surgir. Mi niño no encontraba paz y sentía que lo habíamos abandonado a merced de unos gigantes que le hacían algo raro en la boca…

Nosotros recurrimos al sentido común, cariño, paciencia, explicaciones, “tiempo fuera”, pero nada parecía funcionar. En verdad estábamos desesperados porque no sabíamos cómo regresar al equilibrio. Volteamos bibliotecas de cabeza y cuando ya estábamos por ir al especialista cuando llegó la recomendación del libro “El abrazo consentido” por parte de mi cuñada.

Al leerlo en un día, caí en cuenta de lo obvio: Mi hijo necesitaba superar el mal momento de estar ante un dentista y dos ayudantes, por primera vez solo y que -para colmo- tenía que arreglarle su boquita; sí, el Odontopediatra tenía tooodos los reconocimientos de asociaciones nacionales e intrancionales y especialidades al respecto, pero para Pascual (y para nosotros) fueron 2 sesiones de shock.

Nuestro hijo necesitaba sanar ese momento en que aparentemente sus papás lo habían abandonado. Necesitaba sentirse PROFUNDAMENTE abrazado para no sólo un abrazo de amor como los que le regalábamos a montones, sino un abrazo con amor justo en el momento en que tenía una rabieta, que era cuando menos comprendido y solo se sentía.

Muchas personas nos dijeron que ellos mismos o sus hijos tuvieron retos fuertes en la infancia y que no por eso se les permitieron los berrinches pues les aplicaron la “disciplina oportuna” comúnmente aceptada (léase: castigos, nalgadas, coscorrones, y bueno, pues pobrecitos. Nosotros creemos que LA VIOLENCIA NO ES EL CAMINO.

Poco a poco, la magia del abrazo surtió efecto… al adivinarse el inicio de un berrinche le preguntábamos tranquilos “¿y… no será que lo que quieres en realidad es un abrazo?” y así, de la manera más maravillosa y sorprendente cambiamos abrazos por malos ratos, que -al final de cuentas- no eran sino su manera de expresar que se sentía incomprendido, solo, aislado, después de haber enfrentado al odontopediatra.

Durante nuestra búsqueda de respuesta encontramos montones de libros y artículos en donde se calificaba a los niños de manera directa o indirecta como “problema”. Cuando platicábamos con algunos papás no era difícil encontrar frases como “Fulanito pasó una época de imposible” “Era insufrible” y expresiones así. Siempre que escucho esto me da una enorme tristeza por los niños, porque -quien más debía comprenderlos- resultan ser sus principales acusadores. Y lógicamente piensan: “¿Qué más da portarse más mal si mis papás ya asumieron que soy una calamidad?”

Esperemos que funcione… ya les contaremos.

Mientras tanto, comparto con ustedes esta reflexión del Dr. Carlos González que me ha parecido pertinente: Tu hijo es buena persona.

Comparto con ustedes una entrevista con Laura Gutman, una de mis profesionales preferidas cuya área de acción es el estudio, difusión y concientización sobre la crianza de niños. Desde mi punto de vista, no tiene pierde…

Encontré este mensaje. Me pareció muy útil y haré toooodo lo posible por reprimir mis enormes ímpetus de hablar para explicarle a mi hijo, dejando que descubra mucho de lo que le rodea. Y vaya que lo primero es muy difícil.

Lo dicho: el mejor alimento para el bebé, el mejor envase, al mejor precio.

¡La leche materna es para tu hijo!