Bailando va… Café del Mar

Y para los que nos quedamos trabajando en la ciudad, nomás viendo cómo los familiares/amigos/vecinos toman su turno para las vacaciones, incluyo aquí una piecita musicar (cortesía de Flamenca21) para soñar que estamos -aunque sea unos minutos- a los pies del mar:

Ahora sí, una vez disfrutada la brisa, el aire en el cabello, el calorcito del atardecer ¡a trabajar!