Guerra de Mamás (y Papás también)

“¿Todavía sin hijos? ¿sólo uno? ¿y el hermanito? ¿por qué no lo llevas al gymboree? ¿no duerme solo? ¿por qué lo cargas tanto? Te está tomando la medida… ¿todavía está dormido? ¿todavía está despierto? ¿aún no come sólido? ¿ya come sólido? ¿por qué no lo metes a la guardería? ¿otra vez llorando?”

¡BASTA!

Sé que la mayoría de las veces las opiniones son para apoyar, pero ¡si supieran cuán agotadoras, avasallantes y estresantes son cuando uno ha recibido a un ser humano al que ama de verdad y debe aprender a confiar en su instinto!

Por lo que a nosotros respecta, nuestra promesa total, fruto de taaanta presión bien-intencionada es que apoyaremos sin presionar o juzgar, completa y empáticamente a los nuevos papás.

Como sugerencia, si estás tan interesado en el bienestar de la familia con bebé nuevo ¿por qué no ofreces quedarte una tarde en su casa y cuidar del bebé mientras los papás duermen o van al cine? En verdad, ten por seguro que te lo agradecerán.

El reto de la maternidad hoy

Comparto con ustedes una entrevista con Laura Gutman, una de mis profesionales preferidas cuya área de acción es el estudio, difusión y concientización sobre la crianza de niños. Desde mi punto de vista, no tiene pierde…

Escenarios para foto de bebé

Caray… ¿cómo no se me ocurrió antes?
Me encantó la idea.

Juego de niños

No estoy muy segura de qué tan provechoso sea para un niño de dos años y medio saber la tabla periódica, pero lo que me encanta es la idea de que el aprendizaje es mucho más efectivo (y divertido) si es un juego. Sabrá Dios si cuando este muchacho vaya a la secundaria se los sabrá tan bien… (espero que sí, para orgullo de su padre); lo que puedo apostar es que nunca olvidará los buenos momentos en que jugaba con él.

La vida se abre paso a través de los niños

Encontré este mensaje. Me pareció muy útil y haré toooodo lo posible por reprimir mis enormes ímpetus de hablar para explicarle a mi hijo, dejando que descubra mucho de lo que le rodea. Y vaya que lo primero es muy difícil.

“Enfant bien porté, enfant bien portant”

(Niño bien portado, niño que se porta bien)
de Claude Didierjean-Jouveau. Traducido por Red Canguro.
Artículo publicado en Lactar hoy, Allaiter Aujourd’hui, n° 40 en Julio 1999.

Al hablar sobre llevar a nuestros bebés en portabebés, podríamos casi repetir palabra por palabra lo que decimos sobre la lactancia materna:

Como la lactancia, llevar a nuestros hijos en portabebé ha asegurado desde los inicios de la humanidad la supervivencia física del recién nacido humano (el contacto permanente con la madre les proteje de los animales salvajes) a la vez que su desarrollo psíquico (este contacto permanente ha permitido el aprendizaje, la transmisión de conocimientos y por lo tanto, el surgimiento de la civilización).

Como la lactancia, llevar a nuestros hijos en brazos ha sufrido el descrédito de la época moderna. Hemos querido a toda costa transformar a los humanos, que eran “primates porteadores” (y portados), en “nidícolas” (quienes, como los pájaros, se desarrollan en un nido): Los bebés deben dormir “tranquilitos” en sus habitaciones aisladas, en sus camitas o cunas inmóviles.

Como en la lactancia, el hecho de llevar a nuestros hijos ha experimentado un resurgimiento a raíz de la “vuelta a lo natural” de los años 70. Así, lo que antes era considerado como una práctica de “subdesarrollados”, lo estamos volviendo a ver en nuestras calles con los “bebés canguros” sobre el vientre de su madre o su padre.

Para leer el artículo completo (que -de paso- no tiene pierde), los invitamos a dar clic aquí o visitar Red Canguro http://redcanguro.org

Nada como mamá… Nada como mamar.

Lo dicho: el mejor alimento para el bebé, el mejor envase, al mejor precio.

¡La leche materna es para tu hijo!