El auto más hermoso

Para algunos será un Ferrari, para otros un Lamborghini… Aquí está la foto del más bello auto que yo haya visto jamás:

Museo de Arte Popular, México DF

Para verlo y disfrutar también la exposición de Papalotes, El Tren de la Historia y las muestras permanentes, los invito a visitar el Museo de Arte Popular, en el la Ciudad de México. Les aseguro que será un tiempo muy bien invertido.

Adiós pointercito…

Se lo llevaron.

Apenas lo dejaron estacionado enfrente del Hospital San José (Av. Circunvalación Poniente, Satélite, Naucalpan, Edo. de México, por si a alguien le sirve el dato) el 29 de agosto y a las dos horas ya no estaba.

Los que presenciaron el robo del auto dicen que llegaron tan tranquilos a subirlo a una grúa; por supuesto, no estaba mal estacionado… Después de recorrer corralones, e investigar el caso se llegó a la temida conclusión: Se lo habían robado. Su único delito era verse bien a pesar de la década que recién había cumplido.

Los datos del auto son: Pointer 1999, color plata, placa LRS7336 (LRS 7336), digo, por si a alguien se lo quieren vender, pues que esté prevenido… Tal vez el comprador-víctima está pensando en invertir en él sus ahorritos bien ganados; de hecho, para tenerlo yo guardaba el 75% de mi sueldo cuando era soltera y me tardé un buen rato en juntar el total… No porque fuera muy caro, sino porque yo tenía un sueldo más bien corto.

¿Recuerdas el día que me dieron tus llaves?, ¿de tantas horas juntos por el Periférico para ir al trabajo?, ¿cuando nos mudamos a nuestra casa recién casados?, ¿o cuando nos llevaste a toda máquina al saber que había fallecido la Abuelita de Ax?, ¿Cuando ibas relleno de las cosas de mi oficina al dejar mi trabajo?, ¿y cuando chocamos en Puebla?, ¿o cuando el militar nos dió un tope en el Periférico?, ¿y cuando llevamos de emergencia a mi hermana al hospital?… Son tantos recuerdos -algunos difíciles- y en ninguno te rajaste.

Fuiste muy fiel: en 10 años nunca me dejaste en medio de la calle; si te descompusiste fue siempre en estacionamientos, y eso ya es mucho decir, que sólo habrán sido 2 veces en toda nuestra vida. Yo no sé si en este momento ya estarás pintado de otro color, con algún nuevo dueño desprevenido, ya te habrán hecho pedacitos y vendido a remate o de plano te estarán obligando a participar en algún ilícito. Y me da tantísima pena. Un carro con tanto corazón no se merecía ninguno de estos finales.  Palabra.

Por supuesto que ya estás reportado.  Que Dios te cuide Pointercito, te llevas una parte de mi juventud.