En tus brazos

Encontré esta animación sobre cómo nada puede impedir a una pareja bailar tango,  ni siquiera el destino.