Regresemos a la cocina tradicional…

Del horno de Sombraverde

Si algo distingue a Sombraverde es su constante capacidad de creación. Como muestra, incluyo aquí una cancioncita tipo rap (bastante alegre y pegajosa) dedicada a los sobrinos para cuidar lo que comen.

Que conste que aquí se publicó primero, que ya me imagino en unos meses será un hitazo a cargo de algún grupo de moda. Y diceeee…

“Pum… pum… tata… la calabacita…

No queremos huevo
no queremos frito
no queremos nada
que nos haga gordito.

no quiero la sal,
no quiero pancito
yo quiero cuidar
mi corazoncito.

Pum… pum… tata… la calabacita…”