A los que se fueron

¿Qué seríamos sin aquéllos que ya no están con nosotros?

Hoy pondremos nuestra ofrenda porque estamos convencidos de que somos nuestros afectos, sueños, valores, compromiso, pensamientos y sentimientos.

Los recordamos en nuestro diario andar y agradecemos a la Vida el haber tenido oportunidad de conocerles. Nos dieron un ejemplo de Vida.

Y aún cuando no los vemos, ellos siguen estando con nosotros, dejaron su mejor luz y nos acompaña siempre.

Estoy segura de que están cerca del Primerísimo y como diría mi Tío: ¡Benditooooo Dioooos!