A todos nos ha ocurrido vivir/tener/ver/pensar/recibir algo que no nos gusta. Y bueno, la vida tiene altos y bajos, qué le vamos a hacer. Lo único que sí podemos cambiar es cómo enfrentamos el desafío.

Por eso me encanta esta canción para niños: “Lo feo”, de la compositora cubana Teresita Fernández. De manera sencilla nos recuerda que hay que poner amor aún a lo que no nos gusta (o particularmente en ello, podría decirse).

La teoría, bellamente cantada es una cosa; el reto es aplicar el concepto día a día.

Y justo en eso estamos.

Aquí comparto algunas versiones, aunque echamos de menos la versión de Cantoalegre:

“A las cosas que son feas, ponles un poco de amor, y verás que la tristeza va cambiando de color”…

Hemos encontrado la serie francesa de televisión “Minuscule” que nos encanta tanto por las sencillas historias hermosamente animadas en el campo como por su ligero sentido del humor.  Son pequeños cortos en donde se comparte cómo sería la vida de los insectitos desde su propio punto de vista y desde el primer momento atrapan la atención de los pequeños (y grandes, he de confesarlo). Actualmente se puede ver en la programación del canal 11-2.

Aquí compartimos un capítulo con ustedes por si aún no la conocen:

En casa tenemos una teoría: son tantas noticias nefastas sobre cuál es la situación en nuestro país  que resulta fácil que la gente olvide cuán maravillosos podemos ser. Hace tiempo ronda por nuestra cabeza una idea: Si pusiéramos en evidencia cuántos son los magníficos mexicanos contemporáneos de que tenemos noticia, seguramente la gente sabría que hay quien se compromete -aún a riesgo de su propia vida en algunos casos- para logra un mejor país. La pregunta clave aquí es : ¿cuáles son los mexicanos destacados con los que hemos tenido la fortuna de compartir país a lo largo de nuestra vida?

Recordar a gente tan prolífica y positiva para nuestro país nos hace ver que el México de hoy -contra todo pronóstico- tiene esperanza. Pensar en que hay tanta gente tan comprometida y valiosa, permite recordar que el esfuerzo en hacer las cosas bien -cuando parece que todos optan por el camino fácil y corrupto- vale la pena.

Aquí va nuestra lista:

Arte:

  • Alejandro Toledo
  • Horacio Franco
  • Ignacio Solares
  • Paco Ignacio Taibo II
  • Ramón Gutiérrez

Ciencia:

  • Eduardo Matos Moctezuma
  • Ernesto de la Peña
  • Fernando Benítez
  • Julieta Fierro
  • Miguel León Portilla
  • René Drucker
  • Ruy Pérez Tamayo

Derechos Humanos

  • Alejandro Solalinde
  • Emilio Álvarez Icaza
  • Fray Tomás
  • José Manuel Mireles
  • Las Patronas

Medios:

  • Carmen Aristegui
  • Jenaro Villamil
  • Lidia Cacho
  • Miguel Ángel Granados Chapa
  • Sanjuana Martínez
  • Sergio Aguayo

Apartado especial

  • El Santo. Esta selección es muy, pero muy personal e insistente de Pascual, quien a sus 6 años votó por él porque era su preferido, luchaba por los buenos y era mexicano. No hubo poder que lo convenciera de que el luchador ya lleva años de disfrutar otras arenas en el más allá y que -si vencía a los vampiros, momias y más monstruos- era porque seguía el guión de la películas. Ni hablar…

Por supuesto que también está en la lista el trabajado incansable que hace dos turnos para que sus hijos puedan seguir estudiando o las madres que hacen heroicos malabares para que el gasto se estire, los estudiantes que se las ingenian para poder estudiar más aún cuando sus recursos no son suficientes o los campesinos que siguen files a su duro trabajo. De ellos, todos conocemos casos cercanos y vívidos. No es necesario que aparezcan en las noticias porque con su ejemplo tangible y muchas veces callado sabemos que hay muchos mexicanos honrados, trabajadores y generosos.

Deseamos que esta lista vaya en aumento… Todo México lo necesita. Todos somos parte del cambio hacia un México mejor.El anhelado país que nos merecemos.

Pascual ha tenido tos. Como no disminuía a pesar de los remedios caseros y el descanso decidimos ir con la Doctora, que le envió antibiótico con expectorante.

A partir de allí ha sido un ir y venir ininterrumpido de Pascual al espejo, siempre cargando su muñeco. Como no parecía muy contento con el reflejo, le pregunté qué pasaba. Me contestó desanimado:

“Es que no funciona mamá. Ya llevo varias cucharadas de esa medicina y no sé hasta cuándo se notarán los músculos de mis pectorales.”

Pectorales

 

¡Si esto es a los 6 años…! Y dicen que las mujeres somos más vanidosas.  ¿Será?

Triste es el destino de aquel que muere conocido por todos pero siendo un misterio para él mismo.

– Francis Bacon

Foto: Unsplash. http://pixabay.com/es/solo-lago-tierra-pensamiento-480474/

Foto: Unsplash. http://pixabay.com/es/solo-lago-tierra-pensamiento-480474/

Estoy en el momento de reflexionar hacia dónde va mi vida. De que logre clarificarlo y tomar la decisión correcta con energía, fe y constancia depende en mucho mi felicidad, equilibrio, salud y hasta la plenitud de mi familia.

En mucho es una transición dolorosa, porque implica aceptar que muchos de los planes que tenía hace un año tendrán que cambiar y adaptarse  a la nueva realidad. También es liberadora, porque puedo aplicar la libertad e imaginación. Finalmente, si no voy por mis metas hoy, ¿cuándo?

Es un reto grande, pero estoy dispuesta.

¡Vamos adelante!

Foto: Pixabay sunset-74778_1280

Hoy es el día de San Patricio. Este día llega a mí siempre con el recuerdo para aquellos valientes que -viniendo de tan lejanos lares- dieron su vida para luchar por el ideal de un México libre y soberano.

Batallón de San Patricio, placa conmemorativa en Museo de Churubusco, México

Les propongo escuchar un podcast de @RadioEducación, en su serie “Para un diccionario de la imaginación” que me ha parecido estupendo y habla sobre este histórico batallón. La palabra-ocasión que da motivo a la reflexión y la historia sobre la que discurre el podcast es “Desertor”, la triste palabra con que calificaron a tan valientes y comprometidos hombres.

Ojalá les resulte tan interesante como a mí me pareció.

Fue parte del festejo del 9o. Aniversario del Centro Cultural Los Pirules, el espacio de Son de La Ciudad en donde se comparte generosamente al público (especialmente infantil) música y actividades de calidad en Coacalco. Allí hemos escuchado a grupos tan buenos como Los Musiqueros, Grupo CántaroPapiroplástika, Sonia y Sergio  Grupo Tribu, y -por supuesto- al mismísimo Son de la Ciudad.

Aunque no pudimos asistir en esta ocasión de contento, desde aquí le deseamos muy larga vida al Centro Cultural Los Pirules y agradecemos su existencia que hace de este mundo un lugar mejor, con fe en las estupendas posibilidades creadoras del ser humano.

Los dejo con “Cascabelito”, la cancion de Sonia y Sergio que más nos gusta. Desde el primer momento en que la escuché me robó el corazón; ¿qué le voy a hacer? tengo la fortuna de conocer personas valiosas que son fieles a sí mismas, a pesar que sería mucho más “cómodo” para ellas vivir como su entorno les dicta…

Uno de los extraños casos en que me gusta mucho, mucho, muchísimo una versión distinta a la original, cantada por sus autores.

Y bueno… hablamos de Joe Cocker:

Aquí va la original:

¿Qué opinan?

Recuerdo mis clases de música en la escuela: ¡pero qué aburridas! Nada de música y todo era aprender de memoria un libro editado y publicado hace años. Parecía que lo más importante era saber el día en que nació Antonio Salieri sin importar a qué sonaban sus obras. Todo era teoría sin práctica de verdad. ¡Y tan estupenda materia que podría haber sido si -quien la impartía- en verdad hubiera sentido pasión por ella!

Me imagino una buena clase de música así:

Supe de este gran científico mexicano gracias al portal de Descarga Cultura de la UNAM. Los invito a escucharlo y reflexionar sobre el quehacer científico en nuestro país. No tiene pierde…

En este Día de la Mujer propongo que no sólo hoy, sino todos los días deben ser nuestro día; y si queremos verdadera equidad, pues que sea éste también el día de los hombres, de los niños, de los humanos, de los animales, de la naturaleza, del respeto y de recuerdo para los pasados, pensando en los presentes, imaginando a los futuros…

De todos pues… ¡Y a vivir!

Sé que esta entrada hará que más de uno levante sus cejitas. El México del siglo XXI aún tiene mucho que recorrer para aceptar que el amor es amor viniendo de quien venga y yendo hacia donde vaya. Sé que me dirán -como alguna vez lo han hecho- que el amor entre parejas del mismo sexo es algo contra natura que destruye las “buenas costumbres” de la sociedad.

Y aquí cabría pensar en que la sociedad de “buenas costumbres” ha permanecido impávida ante la masacre de millones de sus propios hijos en las guerras, no ha hecho mucho por proteger a los grupos minoritarios en desventaja (de haberlo hecho, sus desgracias serían mucho menores) y ha brillado por su ausencia en el intento de comprender y aceptar a quienes son diferentes al común denominador en lo que a creencias religiosas, científicas, culturales, raza, nivel socioeconómico y más se refiere.

Las relaciones que se afianzan con el detrimento de alguna de las partes, no son de amor ni sanas y no importa si son entre personas del mismo o distinto sexo.  El amor es constructivo, el amor protege, el amor nutre, el amor perdura.

Después de vivir tantos años en una sociedad en donde cada día es más común ver actos de violencia, odio e intolerancia, creo que hay que dejar que el amor reconstruya los tejidos rotos de nuestra sociedad. No apelo a la tolerancia, ya que “tolerar” significa “soportar” lo diferente; yo me inclino más bien por la aceptación de que cada quien debería ser libre de manifestar su identidad siempre y cuando no vulnere los derechos de los demás.

Creo que la humanidad sólo podrá salvarse por el amor.

Hoy encontré una nota que me hizo regresar a aquellos días en que Pascual tenía 3 años, una tarde en que me preguntó por qué se marchitaban las flores.

Le expliqué que todos nacemos, crecemos, envejecemos y morimos,  y que por eso tenía que disfrutar mucho todo lo que haga en la vida y reírse y jugar todo lo que pudiera… No tenía de qué preocuparse cuando se terminara la vida porque si éramos buenos volveríamos a nacer en un lugar muy bonito, con todos los que nos quieren y volveríamos a ser muy felices.

Después de pensarlo, me contestó:

“Y… ¿será en la casa de los Abuelitos o en Xalapa?”

Lluvia fresca - Paraíso - Texolo - Veracruz

Llegó marzo y con él el calor, la luz cegadora y contaminación que hacen del cielo un telón más bien gris y difuso en la ciudad.

Entre tantos ires y venires al hospital, me asalta la añoranza de los días de vacaciones.  Sé que están muy lejos de nosotros y ni hablar…  acudo a la magia de la música e imagino que estamos cerca de la playa, en amplias hamacas, rodeados de abundante vegetación tropical, Pascualito echa carreritas contra las olas y ríe mientras las brinca, con ojitos llenos de luz y cachetes colorados; Ax lee su libro preferido y yo disfruto las nubes blancas que pastan perezosamente en el azul campo.

¡Gracias por el paseo Waldir Azevedo!

Hace un año supe que existía este día. Me hizo enterarme un poco más de la situación, aprendí que se llama así a aquellas enfermedades que se presentan en menos de 5 personas en cada 10 mil habitantes, pero -entre tantas urgencias de la vida cotidiana- pasé al siguiente pendiente con relativa prisa.

Hoy para nosotros ya no es posible pasar rápido el tema, porque en nuestra familia tenemos un caso que nos toca en lo más profundo y que llegó en agosto, con la Púrpura de Henoch Schonlein. Y es ahora cuando vemos cuánto significaría para nosotros y tantas otras familias poder tener un día completamente normal, sin medicinas, mediciones, citas, tendencias, quimios y preocupación que no nos deja sino hasta que uno alcanza el sueño profundo. Nuestro punto de vista sobre la vida ha cambiado también: Ahora valoramos hasta el momento más irrelevante en que estamos juntos, en relativa estabilidad, en un día normal y que antes podría correr entre nuestros dedos sin advertirlo.

Son más de 6,000 Enfermedades Raras detectadas, pueden manifestarse de un momento a otro en personas que antes llevaban una “vida normal” y significan un cambio rotundo en la vida. Cada una de ellas significa un reto enorme para quienes las padecen, su familia y comunidad. En México, son más de 7 millones de personas quienes las padecen y la investigación e inversión para aliviar esta situación es ¡tan poca!. Te invito a leer el artículo #EnfermedadesRaras de El Universal, pues es muy ilustrativo.

Aquí más datos sobre la Federación Mexicana de Enfermedades Raras:

e-mail:                  info@femexer.org
proyecto.pideundeseo.mexico@gmail.com
femexer@gmail.com
Facebook:           femexer
GoogleTalk:        femexer
Teléfonos            5543 2447,  5543 5450, 01 800 831 0202

¡Hace falta tanta investigación, difusión y concienciación!