¡Viva la primavera!

Hojas de vida No Comments »

Estamos en uno de los meses más frondosos del año.

¡A disfrutar cualquier oportunidad para sentirnos vivos!

La cancion del pirata

Hojas de vida, Musicando, Para leer No Comments »

En secundaria, tuve la suerte de tener para la materia de Literatura a la maestra Nora. Aunque sus métodos no eran dulces, puedo decir que fue una de las materias más fructíferas para mí, pues su ella no se limitó a cumplir el temario sobre autores y estilos literarios, sino que también se hizo tiempo para darnos prácticas de oratoria y declamación. A muchos compañeros esto les fastidiaba; “total” -decían- “¿para qué nos ha de servir?, si yo voy a ser ingeniero/doctor/biólogo”. Y 25 años después apuesto que la vida les ha hecho pensar distinto.

El reto de la oratoria era principalmente para la memoria que en tan sólo un día tenía que aprender varias estrofas con entonación y compostura. Sin embargo, siempre había quien salvaba originalmente el reto: recuerdo a aquellos que acudían a las más nuevas canciones de rock en español que en aquel entonces aún no llegaba a México y “apantallaban” a la maestra con su don para aprenderse “tan bien” largos versos, declamados con toda parsimonia. ¿Cómo olvidar la felicitación tan efusiva que obtuvo un compañero cuando declamó con cara contristada la canción “En algún lugar” de Duncan Dhu, que después escuchamos por la radio?  Cierto que no tenían la profundidad de los versos de Miguel Hernández a cargo de Joan Manuel Serrat, pero era una tabla de salvación para quienes se creían imposibilitados para aprender poesía.

Pues ahora, nuevamente se redescubre la rica veta, combinación de música y reconocida poesía. Los invito a esuchar a Tierra Santa, grupo de power metal con el poema “La canción del Pirata”, del genial escritor del siglo XIX José de Espronceda. Aunque a muchos no les llame la atención el tipo de música, creo que no podrán negar la maravillosa oportunidad de difundir contenido más imaginativo, variado y de lenguaje más estructurado y pulido que el de la oferta actual. Quien sabe, en una de esas encontramos el punto de quiebre para hacer más respetable corrientes musicales como el pasito duranguense o el regetón.

Y bueno… soñar no cuesta nada.

“Canción del Pirata”
José de Espronceda

Con diez cañones por banda
Viento en popa a toda vela
No corta el mar si no vuela
Un velero bergantín

Bajel pirata que llaman
Por su bravura el temido
En todo el mar conocido
Del uno al otro confín

La luna en el mar riela
Y en la lona gime el viento
Y alza en blando movimiento
Olas de plata y azul

Y ve el capitán pirata
Cantando alegre en la popa
Asia a un lado, al otro Europa
Y allá a su frente Estambul

Navega velero mío
Sin temor que ni enemigo navío
Ni tormenta ni bonanza
Tu rumbo a torcer alcanza
Ni a sujetar tu valor

Veinte presas hemos hecho
A despecho del inglés
Y han rendido sus pendones
Cien naciones a mis pies

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

Allá muevan feroz guerras
Ciegos reyes, por un palmo más de tierra
Que yo tengo aquí por mío
Cuanto abarca el mar bravío

A quien nadie impuso leyes
Y no hay playa sea cualquiera
Ni bandera de esplendor
Que no sienta mi derecho
Y de pecho a mi valor

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

A la voz de barco viene
Es de ver como vira y se previene
A todo trapo escapar
Que yo soy el rey del mar

Y mi furia has de temer
En las presas yo divido
Lo cogido por igual
Solo quiero por riqueza
La belleza sin rival

Sentenciado estoy a muerte
Yo me rio, no me abandoné a la suerte
Y al mismo que me condena
Colgaré de alguna entena

Quizá de su propio navío
Y si caigo ¿qué es la vida?
Por perdida ya la dí
Cuando el yugo del esclavo
Como un bravo sacudí

Son mi música mejor
Aquilones el estrépito y temblor
De los cables sacudidos
Del negro mar los bramidos

Y el rugir de mis cañones
Y del trueno al son violento
Y del viento al rebramar
Yo me duermo sosegado
Arrullado por el mar

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
¡Mi única patria la mar!

Y con ustedes… ¡Los Botes Cantan!

De niños, Musicando No Comments »

Hoy fuimos a ver “Los Botes Cantan”, un trío estupendo formado por Pedro Sandoval, Rocío Trujillo y Miguel Jaimes. Ellos han diseñado y ejecutan con maestría una multitud de ingeniosos instrumentos musicales a partir de botes, ligas, peines, latas de chile, recogedores, tubos de PVC ¡y hasta cajas de pizza!.

De esta manera, Los Botes Cantan crean y comparten música “de a deveras” con instrumentos “de a mentiritas”; y -aunque el evento ha sido parte del Festival Internacional Infantil y Juvenil- es muy disfrutable por chicos y grandes.

¡Nos divertimos mucho!

¿Quieren saber más sobre el festival?

Música de deveras con instrumentos "de mentiritas" Los invitamos a visitar esta liga para conocer el calendario de eventos ampliando la imagen: http://festiij.files.wordpress.com/2013/02/cartel-festival-infantil-ok.jpg

Para conocer más de Los Botes Cantan, visiten su sitio: http://www.botescantan.com/

“Bodas de Perlas” – Mario Benedetti

Hojas de vida, Pan de ayer No Comments »

Para aquellos dos jóvenes muchachos, que se conocieron un Sábado de Gloria hace ya muchos, mucos años y que iniciaron la maravillosa, entrañable, esforzada y amorosa familia a la que pertenezco (para mi fortuna).

¡Los amamos!

Para el dolor – Ana Laan

Musicando No Comments »

Esta es una de las canciones que me gusta escuchar cuando veo que los días no son tan brillantes.

“Para el dolor profundo
una mano azul
que te acaricie las penas
y te de luz
y te recuerde lo hermosa que eres tu”…

La Vaca Mariposa

De niños, Musicando No Comments »

Esta es una canción me encanta.
Es venezolana y va muy a propósito con estas fechas. ¿La han escuchado?

“Abuela Grillo”

De niños No Comments »

Un hermoso cuento para niños (y grandes también)
¡A disfrutarlo!

Tikitiklip Precolombino

Cine, De niños, Musicando No Comments »

No cabe duda que somos afortunados al vivir en una época en donde podemos elegir el contenido de lo que nos gusta escuchar/leer/oír. Uno de mis afanes es encontrar material de calidad para mi hijo y me maravillo con lo que podemos encontrar. En este caso el hallazgo se llama “Tikiticlip Precolombino” que es una serie que cuenta leyendas precolombinas usando un gran diseño, música hermosa y despierta la curiosidad de los niños por saber más sobre quienes han vivido mucho antes que nosotros. De repente hay algunos datos imprecisos cuando refieren la ubicación geográfica (como en el caso de la El Jugador de Pelota, en donde a Veracruz lo localizan por lo que en realidad sería Monterrey), pero fuera de este detalle, me parece una realización estupenda; tanto en forma, como en fondo.

¡Anímense a ver el episodio El Colibrí y La Lluvia”

“Amigos, La Revista”, la cartelera infantil imperdible

Cine, De niños, Musicando No Comments »

Si deseas contar cada mes con una cartelera completa sobre los eventos culturales para las familias con pequeños, te recomiendo ampliamente “Amigos, La Revista”. Para nosotros es un apoyo estupendo cuando organizamos los fines de semana.

Su editora, Angy Meza, organiza y presenta en un formato práctico todos los eventos y publica la publicación digital mensual descargable y gratuita, que puedes obtener aquí: http://issuu.com/angelicameza3

Este, por ejemplo, es el tomo de Marzo 2013 .

Por Facebook puedes seguir también el proyecto: https://www.facebook.com/AmigosLarevista

Si prefieres la comunicación vía twitter, la cuenta es: @Amigos_larevist

¡Viva la cultura! ¡Gracias por este esfuerzo de difusión!

Blaumut – Pa amb Oli i Sal

Musicando No Comments »

Para inciar la semana con brío y alegría, nada mejor que Pa amb Oli i Sal de Blaumut.

¡Viva la vida!

Debajo de mi Cama – Radio Educación

De mi país, De niños, Radio No Comments »

Hoy me tocó trabajar de madrugada. Son estos los momentos que aprovecho para conocer nuevos programas de radio (a la carta) y he tenido la suerte de encontrar la serie “Debajo de mi cama”, de Radio Educación y la SEP.

Son programas dirigidos a niños y niñas con un estilo muy claro y ameno que facilita enormemente su identificación con temas de mucha importancia, como la igualdad de género, el miedo, resolución de conflictos, la burla, la comida chatarra y muchos más.

Aprecio especialmente la posibilidad de descargar los episodios para uso personal y sin fines de lucro. Esta situación es de gran ventaja para poder escuchar los capítolos a cualquier hora con los pequeñitos mientras vamos en el tráfico, preparamos la comida o hacemos algún trabajo en conjunto.

Los animo a escuchar la serie. Está a un clic de distancia y su contenido de calidad dará tema de plática sabroso (y nutritivo) a la familia: Serie radiofónica “Debajo de mi cama”.

Una vez más, ¡gracias Radio Educación!

Idea original de la serie y coordinación general:
Alfonso Herrera Peña

Asesoría pedagógica:
María Eugenia Luna Elizarrarás

Coordinación del proyecto:
Carlos Herrera Román y Germán García Guerrero

Voz de Nicolás:
Miguel Conde

Voces de niños:
Niños y niñas de escuelas preescolares y primarias.

Lullaby – La Reina Margot

Cine, Musicando No Comments »

Una de las películas con tema histórico que más he disfrutado es “La Reina Margot“; además de que la magnífica actuación de Isabelle Adjani, Daniel Auteuil, Vincent Pérez, ¡y hasta Miguel Bosé!, la música es -a mi parecer- estupenda. Aquí comparto con ustedes “Lullaby”, una de las piezas de su soundtrack escrita por el músico yugoslavo Goran Bregovic. Aquí les va:

20 de 1900 – Tolo Pueyo

Musicando No Comments »

Encontré esta pieza de Tolo Pueyo y me encantó. Ojalá la encuentren tan vibrante como yo.

¡Feliz viernes!

Momentos que no te debes perder…

De niños, Hojas de vida No Comments »

Aún bajo el rigor de la prisa… date tiempo para disfrutar la vida:

El perro cojo

Para leer, Solidarízate No Comments »

Cada vez que alguien me dice que sus perros son muy finos o que le han costado mucho dinero, pienso en los que hemos tenido en casa. Ninguno de abolengo. Todos llegados por azar. Algunos los encontramos a orilla del lago abandonados, otros los recibimos regalados por vecinos que querían “deshacerse” de los cachorritos de sus perros y algunos más se fueron ganando el cariño a fuerza de pura constancia en nuestra puerta. Pienso que no he tenido que gastar un peso en comprarlos y que ellos nos han regalado compañía, cariño, constancia nomás por el hecho de sentirse queridos. Finalmente, desde nuestro punto de vista, de eso se trata tener un perro: compañía, cariño y convivencia, sin etiquetarlo como “inversión”, como alguien me ha dicho del suyo.

Aquí dejo el recuerdo de Yago, el último perrito que tuvimos hace ya más de 9 años. Esta es la foto del día en que llegó a nuestra puerta. ¿Quién se podría negar a quererlo con esos ojos?

Si de algo estoy segura, es que nuestro próximo perrito será rescatado de la calle también.

También dejo aquí una hermosa poesía llena de amor perruno:


El Perro Cojo

Manuel Benítez Carrasco
Granada, 1922 — Granada, 1999

Con una pata colgando,
despojo de una pedrada,
pasó el perro por mi lado,
un perro de pobre casta.
Uno de esos callejeros,
pobres de sangre y estampa.

Nacen en cualquier rincón,
de perras tristes y flacas,
destinados a comer
basuras de plaza en plaza.
Cuando pequeños, qué finos
y ágiles son en la infancia,
baloncitos de peluche,
tibios borlones de lana,
los miman, los acurrucan,
los sacan al sol, les cantan.
Cuando mayores, al tiempo
que ven que se fue la gracia,
los dejan a su ventura,
mendigos de casa en casa,
sus hambres por los rincones
y su sed sobre las charcas.

Qué tristes ojos que tienen,
que recóndita mirada
como si en ella pusieran
su dolor a media asta.
Y se mueren de tristeza
a la sombra de una tapia,
si es que un lazo no les da
una muerte anticipada.

Yo le llamo: psss, psss, psss.
Todo orejas asustadas,
todo hociquito curioso,
todo sed, hambre y nostalgia,
el perro escucha mi voz,
olfatea mis palabras
como esperando o temiendo
pan, caricias… o pedradas,
no en vano lleva marcado
un mal recuerdo en su pata.

Lo vuelvo a llamar: psss, psss.
Dócil a medias avanza
moviendo el rabo con miedo
y las orejitas gachas.
Chasco los dedos; le digo:
“ven aquí, no te hago nada,
vamos, vamos, ven aquí”.
Y adiós la desconfianza.
Que ya se tiende a mis pies,
a tiernos aullidos habla,
ladra para hablar más fuerte,
salta, gira; gira, salta;
llora, ríe; ríe, llora;
lengua, orejas, ojos, patas
y el rabo es un incansable
abanico de palabras.

Es su alegría tan grande
que más que hablarme, me canta.
“¿Qué piedra te dejó cojo?
Sí, sí, sí, malhaya”.
El perro me entiende; sabe
que maldigo la pedrada,
aquella pedrada dura
que le destrozó la pata
y él, con el rabo, me dice
que me agradece la lástima.

“Pero tú no te preocupes,
ya no ha de faltarte nada.
Yo también soy callejero,
aunque de distintas plazas
y a patita coja y triste
voy de jornada en jornada.
Las piedras que me tiraron
me dejaron coja el alma.

Entre basuras de tierra
tengo mi pan y mi almohada.
Vamos, pues, perrito mío,
vamos, anda que te anda,
con nuestra cojera a cuestas,
con nuestra tristeza en andas,
yo por mis calles oscuras,
tú por tus calles calladas,
tú la pedrada en el cuerpo,
yo la pedrada en el alma
y cuando mueras, amigo,
yo te enterraré en mi casa
bajo un letrero: «aquí yace
un amigo de mi infancia».

Y en el cielo de los perros,
pan tierno y carne mechada,
te regalará San Roque
una muleta de plata.
Compañeros, si los hay,
amigos donde los haya,
mi perro y yo por la vida:
pan pobre, rica compaña.

Era joven y era viejo;
por más que yo lo cuidaba,
el tiempo malo pasado
lo dejó medio sin alma.
Y fueron muchas las hambres,
mucho peso en sus tres patas
y una mañana, en el huerto,
debajo de mi ventana,
lo encontré tendido, frío,
como una piedra mojada,
un duro musgo de pelo,
con el rocío brillaba.

Ya estaba mi pobre perro
muerto de las cuatro patas.
Hacia el cielo de los perros
se fue, anda que te anda,
las orejas de relente
y el hociquillo de escarcha.

Portero y dueño del cielo
San Roque en la puerta estaba:
ortopédico de mimos,
cirujano de palabras,
bien surtido de intercambios
con que curar viejas taras.

“Para ti… un rabo de oro;
para ti… un ojo de ámbar;
tú… tus orejas de nieve;
tú… tus colmillos de escarcha.
Y tú, -mi perro reía-,
tú… tu muleta de plata”.

Ahora ya sé por qué está
la noche agujereada:
¿Estrellas… luceros…? No,
es mi perro cuando anda…
con la muleta va haciendo
agujeritos de plata.

La magia de los títeres

De niños No Comments »

Cuando entran en escena, la magia sucede: Recupero aquellos ojos de niña que estaban abiertas a todas las maravillas del mundo. Entiendo que el peor error que ha tenido la humanidad es olvidar cómo mirábamos la vida cuando niños y se renueva en mí la certeza de que nacimos para ser felices.

Y para los males del alma: ¡Música!

Imágenes, Musicando No Comments »

Source: whrt.it via María on Pinterest

En los zapatos del otro

De mi país, Solidarízate No Comments »

Hablar sobre la violencia en México resulta siempre difícil porque -aunque sea inconscientemente- gran parte de la población ha desarrollado -por miedo quizá- una barrera ante la noticia de miles de casos terribles que ocurren en nuestro país a gente inocente. Tristemente es más fácil sentir que a quienes les ocurrió la desgracia son personas imaginarias, inexistentes sólo porque no cruzaron su camino con el nuestro. Hay quienes prefieren reducir el problema a un simple dato estadístico, lo que es más difícil porque 60, 80 o 100 mil muertes (según diferentes conteos) no pueden ocultarse “bajo la alfombra nomás” o aquellos sin entrañas que desearían que nadie alzara la voz para no espantar a esos siempre “huidizos” capitales extranjeros, a pesar de que callar significa perpetuar el ciclo violento.

Y comprendo por qué lo hacen así: ver este problema desde el punto humano implica comprometernos para parar esta escalada de deterioro social.

Pues este no será el caso.

Hay gente, como tú o como yo, cuya única desgracia fue estar en el lugar y momento equivocados y fueron víctimas… no sólo truncaron su vida con angustia, soledad, dolor, sino que -por cada uno de los asesinados (sí, suena fuerte, pero “esa” es la palabra precisa) muere una familia. Padres que no volverán a recibir una llamada o un abrazo de sus hijos, niños que no oirán ni sentirán jamás el calor de sus padres; hermanos que dejaron inconclusas entrañables historias y prometedores futuros; primos que ya no compartirán tardes de juego y amigos que no volverán.

Te felicito por llegar aquí. La gran mayoría habrá desertado a este punto, porque ¿para qué interesarse en tragedias que no son de uno?

Y justo ese es el caso: Cada una de las muertes sinrazón ES TRAGEDIA NUESTRA. Porque aquí vivimos, porque este es nuestro México, porque si no hacemos nada por pararla tarde o temprano llegará a nuestra familia, porque -si no ponemos un alto como comunidad- el deterioro social estará presente en cada uno de los aspectos en que se desarrollen nuestros hijos a futuro, porque no merecemos vivir con miedo y porque nadie va a parar esta sinrazón de manera pacífica y organizada si no lo hacemos nosotros. Escuché hace poco a alguien que decía que no podía hacer nada al respecto, porque no era político ni dirigente… y esa es justamente la paradoja…

¿Y cómo lo haremos?

Desde donde empieza toda sociedad: por la familia misma.

La paz, esa escurridiza meta.
Muchos dicen que la paz no es el estado natural del hombre y que a lo largo de la historia siempre existió la violencia.  Y -pregunto- penar así ¿nos hace mejores? ¿tenemos entonces que conformarnos con vivir en la violencia? Pues la paz cuesta trabajo y -obvio- tenemos que aplicarnos todos. Empieza con actos tan pequeños como no dejar pasar actos violentos como algo normal, cuidar el lenguaje en la casa, apoyar a los demás y fomentar la empatía en los pequeños.  Creo que -aunque haya sido práctica antigua- no esta bien regalar a los niños juguetes bélicos ni permitir que vean películas con contenido violento. ¿Por qué dejarlos viendo cómo se aniquilan unos contra otros (aunque sean los malos) en lugar de exigir como consumidor de productos visuales contenido de mayor calidad, con mayor exigencia de recursos intelectuales al televidente? Sí, sé que en muchísimos hogares mexicanos la TV ha pasado a ser la siniestra cuidadora de los niños porque ambos padres trabajan pero aún así ¿cómo esperar niños que den prioridad a opciones pacíficas si se les adoctrina todo el día con salidas fáciles, violentas, ilógicas, que perpetúan el consumismo ante todo para sentirse “realizados” como personas?

La verdad
La verdad puede ser fría, dura, trise, pero es la verdad y hay que vivirla. ¿Cómo exigir cuentas claras a nuestros hijos, parejas, jefes, padres, si no se dan al 100% por nuestra parte?

La honestidad
¿Que te pasaste el alto? Pide la multa y no caigas en la corrupción. ¿Que llegaste tarde?Pide disculpas SIN EXCUSA ALGUNA y haz un compromiso genuino personal con la administración de tu tiempo para cumplir los compromisos.

Claro, es difícil.

Para saber más:

¡Quiero más vacaciones!

De niños, Hojas de vida No Comments »

La mañana de hoy se dejó sentir el regreso a clases.

Primero que los zapatos que ayer boleó y dejó brillantes ya no le gustaban, luego que la fruta estaba sin tooodas las gotas de miel que a él le gustan y de remate, que el cepillo de dientes le hacía “cosquillas para llorar”. Al final se liberó a todo pulmón: “¡Quiero más vacacioneeees!”

Después de convencerlo de que sólo yendo a la escuela podría ser bombero, doctor, astronauta, científico -todo al mismo tiempo, según sus planes- vi que subió más resignado al auto.

Quedó la casa en silencio y entonces volvió a mí el enorme vacío post-vacaciones que hace tantísimos años no sentía.
Ahhh, ¡Cuánto lo extraño!Vacaciones

El mensaje para hoy:

De niños, Imágenes, La frase del día No Comments »

Source: luxuria-jewellery.blogspot.com via María on Pinterest

WP Theme & Icons by N.Design Studio
Entries RSS Comments RSS Log in