Cuídame

A veces, con tantas presiones, prisas, sueños que parecen correr cada vez más rápido que nosotros perdemos de vista lo principal: tenemos pequeños cuya presencia es -en sí misma- un tesoro a disfrutar, despacito, cada día de la vida.

Pedro Guerra y Jorge Drexler lo han plasmado magistralmente en esta canción: