A mi país

Tantos de tus hijos no te conocen.
¡Tanto por hacer para recuperarte!
Yo vengo a ofrecer mi corazón.