Y llegan los mosquitos

Vaya qué noche. Olvidamos cerrar las ventanas y los mosquitos de todo México vinieron al convite… Por más que el buen Ax se armó de un matamoscas y su infalible tino, buscamos lociones antimosquitos y realizamos todos los rituales espanta-piquetes posibles, todo fue en vano.

Como diría Pascualito, ahora sí que nos picaron los moscos “cachetes”
 (¡chaquistes!, jajaja).

Y como música de fondo de nuestra noche “Los mosquitos trompeteros” 🙂