La cancion del pirata

En secundaria, tuve la suerte de tener para la materia de Literatura a la maestra Nora. Aunque sus métodos no eran dulces, puedo decir que fue una de las materias más fructíferas para mí, pues su ella no se limitó a cumplir el temario sobre autores y estilos literarios, sino que también se hizo tiempo para darnos prácticas de oratoria y declamación. A muchos compañeros esto les fastidiaba; “total” -decían- “¿para qué nos ha de servir?, si yo voy a ser ingeniero/doctor/biólogo”. Y 25 años después apuesto que la vida les ha hecho pensar distinto.

El reto de la oratoria era principalmente para la memoria que en tan sólo un día tenía que aprender varias estrofas con entonación y compostura. Sin embargo, siempre había quien salvaba originalmente el reto: recuerdo a aquellos que acudían a las más nuevas canciones de rock en español que en aquel entonces aún no llegaba a México y “apantallaban” a la maestra con su don para aprenderse “tan bien” largos versos, declamados con toda parsimonia. ¿Cómo olvidar la felicitación tan efusiva que obtuvo un compañero cuando declamó con cara contristada la canción “En algún lugar” de Duncan Dhu, que después escuchamos por la radio?  Cierto que no tenían la profundidad de los versos de Miguel Hernández a cargo de Joan Manuel Serrat, pero era una tabla de salvación para quienes se creían imposibilitados para aprender poesía.

Pues ahora, nuevamente se redescubre la rica veta, combinación de música y reconocida poesía. Los invito a esuchar a Tierra Santa, grupo de power metal con el poema “La canción del Pirata”, del genial escritor del siglo XIX José de Espronceda. Aunque a muchos no les llame la atención el tipo de música, creo que no podrán negar la maravillosa oportunidad de difundir contenido más imaginativo, variado y de lenguaje más estructurado y pulido que el de la oferta actual. Quien sabe, en una de esas encontramos el punto de quiebre para hacer más respetable corrientes musicales como el pasito duranguense o el regetón.

Y bueno… soñar no cuesta nada.

“Canción del Pirata”
José de Espronceda

Con diez cañones por banda
Viento en popa a toda vela
No corta el mar si no vuela
Un velero bergantín

Bajel pirata que llaman
Por su bravura el temido
En todo el mar conocido
Del uno al otro confín

La luna en el mar riela
Y en la lona gime el viento
Y alza en blando movimiento
Olas de plata y azul

Y ve el capitán pirata
Cantando alegre en la popa
Asia a un lado, al otro Europa
Y allá a su frente Estambul

Navega velero mío
Sin temor que ni enemigo navío
Ni tormenta ni bonanza
Tu rumbo a torcer alcanza
Ni a sujetar tu valor

Veinte presas hemos hecho
A despecho del inglés
Y han rendido sus pendones
Cien naciones a mis pies

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

Allá muevan feroz guerras
Ciegos reyes, por un palmo más de tierra
Que yo tengo aquí por mío
Cuanto abarca el mar bravío

A quien nadie impuso leyes
Y no hay playa sea cualquiera
Ni bandera de esplendor
Que no sienta mi derecho
Y de pecho a mi valor

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

A la voz de barco viene
Es de ver como vira y se previene
A todo trapo escapar
Que yo soy el rey del mar

Y mi furia has de temer
En las presas yo divido
Lo cogido por igual
Solo quiero por riqueza
La belleza sin rival

Sentenciado estoy a muerte
Yo me rio, no me abandoné a la suerte
Y al mismo que me condena
Colgaré de alguna entena

Quizá de su propio navío
Y si caigo ¿qué es la vida?
Por perdida ya la dí
Cuando el yugo del esclavo
Como un bravo sacudí

Son mi música mejor
Aquilones el estrépito y temblor
De los cables sacudidos
Del negro mar los bramidos

Y el rugir de mis cañones
Y del trueno al son violento
Y del viento al rebramar
Yo me duermo sosegado
Arrullado por el mar

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
¡Mi única patria la mar!

Leave a Reply

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.