Como decía Gustav Mahler: “No hay más que una educación, y es el ejemplo”. Así que vamos a enfrentar el reto diario con mucho amor, entusiasmo y compromiso, pues será -al final de cuentas- lo que único perdurable que heredemos a nuestros hijos.

Comments are closed.

Post Navigation