Hay niños que juegan… a ser invisibles