De los sismos…

Como ya está visto, 2010 es un año en que los temblores han sido nota de primera plana. Seguro todos recordamos que un sismo es un movimiento vibratorio que se origina en el interior de la Tierra y se propaga por ella en todas direcciones en forma de ondas propinando una generosa tambaleada a los asistentes. Visto así, suena bastante lógico; pero todo el control intelectual de la situación se olvida en un santiamén cuando uno siente que el escritorio se mueve, caen libros de los estantes y se percibe la vibración de los vidrios… sobre todo cuando uno trabaja en elpiso 12 de un edificio recubierto de cristal como era mi caso hace 10 años.

Es entonces cuando el ámbito racional -en contra de lo esperado- se olvida. En aquella época formaba parte de la brigada de seguridad y presencié casos memorables, como aquellos en que -aún bajo indicación contraria- los ejecutivos con mayor aplomo fueron presa del pánico y bajaron frenéticamente los 12 pisos por la escalera de emergencia; hubo quien decidió terminantemente quedarse en su escritorio, negándose a salir de su oficina con una enorme, preciosa, vibrante y críticamente peligrosa ventana de cristal hacia el Periférico, o los que simplemente se negaban a dejar sus lugares sin antes guardar algún documento en el que trabajaban en la computadora y que -según ellos- era de vida o muerte. Tenemos mucho que andar en cuanto a protección civil, ni duda cabe.

Ante las desgracias ocurridas en Haití, Chile y los más de 500 temblores ocurridos en Baja California después del sismo del 4 de abril (Ver reporte del Centro de Investigaciones Científicas y de Educación Superior de Ensenada, CICESE), nos queda la sensación de que en nuestros días hay más sismos que son más fuertes que antes.  Nada de eso.  Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, su número más bien ha disminuido (considerando los mayores a 7 grados Richter). Una explicación de la percepción de incremento de sismos se debe al notable aumento de sismógrafos en el mundo, los sorprendentes avances de cobertura y oportunidad de las comunicaciones globales y al aumento de población en zonas de riesgo. El artículo que publica esta última dependencia está muy interesante, incluyo aquí el link, por si desean seguirlo. Ahora bien, si están de ánimo tembloroso, pues les dejo la entrada a la nota de El País, con los terremotos más graves de este siglo en el mundo.

Bueno, pues toda esta entrada tiene su origen en que el día de hoy me hicieron el favor de enviar el mapa de las más de 15 placas tectónicas que tiene nuestro planeta, mismo que pueden ver aquí y que nos recuerdan que estamos sujetos a sus movimientos.  ¡Qué le vamos a hacer! Terrícolas somos.

Leave a Reply

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.