El Conejo:Los Cojolites

Esta canción me recuerda mucho al Patio Muñoz en Xalapa; este lugar es una vecindad típica del siglo XIX en donde tienen lugar los fandangos, reuniones que se realizan entre músicos y disfrutadores del son jarocho cuyo único objetivo es no dejar morir la tradición y nutrir con sangre nueva el género musical.

A la luz de las estrellas y algunos focos junto a los lavaderos se pone un tablado en donde al ritmo de tacones, marimbolo, mosquitos, leona, quijada de burro y unas bien templadas voces se da rienda suelta al gusto de vivir. ¿Quién es el guapo que puede rechazar el rico calor de un torito de coco y un tamal verde con pieza de pollo cuando sólo el frío nos hace notar que ya son las 2 de la mañana y que el tiempo se ha fugado gozosamente, escuchando música vivificante?

Este recuerdo llegó hasta aquí por puro gusto, nomás al pensar que por fin nos escaparemos dos días para allá. Ojalá encontremos algún fandango en donde podamos recordar que somos humanos que merecemos experimentar la alegría humilde y genuina, a pesar de que todas las noticias tributarias, políticas y sociales se empecinen en lavarnos la cabeza con que sólo somos números del trágico estadístico nacional.