Suertudo

Un parranderazo y mujeriego iba llegando tarde a una reunión importante y no encontraba estacionamiento. Levanta los ojos al cielo y dice:

‘Señor, por favor conseguime un estacionamiento y te prometo que iré a Misa todos los domingos del resto de mi vida, dejo a las mujeres y jamás en mi vida me tomo otro trago ….’

Milagrosamente aparece un lugar para estacionar, el tipo se estaciona y dice:

‘Ya no te preocupes Señor……ya encontré uno’…

Leave a Reply

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.