Cielito de Abril – Mon Laferte

Para este jueves nublado, nada como un cafecito y -mientras trabajo- dejar correr las nuevas canciones hasta encontrar una que me guste. El hallazgo en esta ocasión se llama “Cielito de Abril” y la canta Mon Laferte, cantante y compositora chilena que ahora vive en México.

“Hay una luna creciente para mí
Y para el loco cielito de abril
La noche me trae claridad
Y esta vida que se me va…”

¿Qué les parece?

Cazadores de música

Vivo con un melómano. Y eso hace aún más emocionante mi vida.

El colecciona música. Pero no se ufana por el número de piezas que tiene (como hacen tantos que creen que la cantidad es lo que importa en los tesoros), sino que pone su orgullo en la maravilla de cada pieza. Está abierto a todos los géneros y épocas, su único parámetro es la belleza, su profundidad, la ampliación de horizontes. Dice -con razón- que si todos conociéramos más de la música de otras culturas, nuestra humanidad descubriría lo cercanos que somos unos de otros, aunque se empeñen en clasificarnos por color, recursos, idiomas o religiones. Si conociéramos más música, sería menos probable caer en la tentación de las guerras, pues sabríamos que el otro guarda también una riqueza irreemplazable de emociones y sentimientos tan genuinos, lejanos y -a la vez- tan parecidos a los nuestros.

A donde vamos, llevamos nuestra red caza-piezas musicales siempre lista para atrapar el hallazgo. La diferencia con los cazadores de otros géneros es que -mientras que ellos cortan vidas creyendo egoísta y criminalmente que así las poseen, nosotros confiamos en que al atrapar una pieza musical y compartirla con otros, es posible que esta florezca, pues con un poco de suerte, algunos lograrán percibir cierto reflejo de su vida en ellas.

Aunque en principio podría parecer un pasatiempo muy tranquilo, no crean que siempre es así. Algún día -por ejemplo- mi cazador de música congeló la caminata en pleno arroyo congestionado del centro de la CDMX para detectar de dónde venía la música que le parecía estupenda. Sorteando los ríos de gente por fin dio con la fuente de la música: un resignado automovilista atrapado en el embotellamiento, que se sorprendió al saber alguien lo escuchaba. O aquella vez que estuvimos en una reunión y presenciamos la transformación de aquel invitado, el más tímido y lejano, en un súper-poderoso maestro de la musicalización con despliegue total de fechas, nombres y nuevos hallazgos. Fue como si se encontraran dos de una misma tribu añorada en parajes lejanos.

Y así… cada canción viene acompañada de alguna anécdota sobre su lugar de hallazgo. Y la atesoramos justo como se hace en los gabinetes botánicos en donde junto a la pieza encuentras la tarjetita de información sobre su recolección.

Esta pieza, por ejemplo, fue regalo que nos llegó con el Festival de Jazz del CeNArt hace algunos años. Jordi Barceló, el gran músico de Andorra fue invitado y su ejecución fue tan magnífica, que hasta valió la pena soportar a la parejita de al lado que platicaba sin cesar sobre su última incursión malograda en crucero. Fue magnífico presenciar ese momento luminoso en que un maestro ejecuta con entrega y cariño su creación.

Pues bien, una vez leída la tarjetita de este tesoro encontrado, lo compartimos con gusto con ustedes:

¡Viva la Música!

¿Se te antojaría un día más de vacaciones? ¡A que sí!

Las vacaciones ya terminaron para nosotros, pero hay un afortunado que aún sigue por aquí; anda emocionado porque disfruta despertar más tarde, practica el tino con su tirafichas, descubre que ya puede terminar de recorrer el pasamanos de un tirón y puede dar ya más brazadas con una sola respiración y disfrutar tardes sin tarea.

Yo sé que soy afortunada al ver cómo crece. Y busco la manera de apurarme y terminar los pendientes para darme una escapada al jardín, pues sé que esta semana pasará muy rápido. Mientras avanzo y él juega, escuchamos los podcast del programa “Arriba Chamaco“. De repente, llegó una canción muy oportuna desde tierras Argentinas, a cargo de la Banda Las Corbatas. Se llama “Un día más (de vacaciones…)”.

La comparto aquí con ustedes por si la añoranza de los días soleados y libres ya empieza a rondar por sus corazones (como -confieso- ya me pasa a mí).

¡Ya llegó Abril!

Me asomo a la ventana y veo un chorro de luz hermoso, lleno de esperanza. Veo a los niños llenos de vida y futuro, a pesar de todo, como el antídoto infalible contra la desesperenza.

Tal vez en el fondo soy como esa paloma de jardín que vive en la canción de La Perinola.

Chinito Hung – Canto Alegre

Y esta de aquí, es para mi Chinito querido:

Que mis manos trabajen la paz…

Todos somos migrantes, de alguna u otra manera. Por esto, “Nada particular” es una canción para todos.

Vuelo herido y no se adónde ir
Con la rabia cansada de andar
Me han pedido que olvide todo
En fin nada particular

Una vida y volver a empezar
No te pido una patria fugaz
Dignamente un abrazo
En fin nada particular

Canta y vuela libre
Como canta la paloma
Canta y vuela libre
Como canta la paloma

Dame una isla en el medio del mar
Llámala libertad
Canta fuerte hermano
Dime que el viento, no, no la hundirá

Que mi historia no traiga dolor
Que mis manos trabajen la paz
Que si muero me mates de amor
Nada particular

Canta y vuela libre
Como canta la paloma, nada particular
Canta y vuela libre
Como canta la paloma, nada particular

Canta y vuela libre
Como canta la paloma, nada particular
Canta y vuela libre
Como canta la paloma

Dame una isla en el medio del mar
Llámala libertad
Canta fuerte hermano
Dime que el viento, no, no la hundirá
Llámala libertad
Canta fuerte hermano

Autores:
SIMON TOULSON-CLARKE, MIGUEL BOSE

Suis-moi

¿Qué les parece esta canción?

¡No se pierdan la película de El Principito! Una de las mejores para niños que haya visto.

Y a disfrutar la vida…

La Montaña

Escuchaba esta canción cuando apenas estaba en los primeros años de primaria, jugaba con mi hermana sin hacer mucho ruido para no despertar al recién llegado bebé, coleccionaba estampitas, me emocionaba que mi Mamá jugara con nosotras a la casita debajo de la mesa cubierta por una colcha, me gustaba ver lo bonita que estaba mi Tía y esperaba con ansia cada regreso de viaje de mi Papá.

Hoy, tantos años después me sigue gustando y me alegra el corazón al recordarme tantas cosas buenas que me han tocado. Dios ha sido muy bueno conmigo. Creo que si pudiera resumir en un sentimiento mi vida, sería agradecimiento.

Y éste -como todos- es un buen día para agradecer tantas bendiciones que hemos recibido en la vida.

Hallazgos venturosos

Todas las mañanas nos preparamos para el trabajo y la escuela mientras escuchamos el programa “Primer Movimiento” de Radio UNAM. Nos encanta su contenido, oportunidad, variedad y frescura, generosamente prodigado de lunes a viernes, de 7:00 a 10:00. En él encontrarás lo mismo avances científicos, literarios, musicales y de todos los géneros que engrandecen el espíritu humano, siempre haciendo comunidad.

Un ejemplo: ayer compartieron “El Gran Fonometrista”, pieza del grupo “El Gabinete”, cuya propuesta renueva un tema conocido por todos pero reviste con un enfoque único y sorprendente. Me gustó y por eso lo incluyo a continuación.

¡Te animamos a escuchar Primer Movimiento!
(Si quieres una probadita, esta es la liga que te llevará al podcast de ayer).

El Gran Fonometrista (Gnossienne No. 1 de Erik Satie)
Grupo: El Gabinete.
Concierto efectuado en el Teatro de la Ciudad de México. Febrero de 2010. Teatro también llamado “Teatro de la Ciudad Esperanza Iris” Daniel Aspuru: Saxofón y Piano. Kristian Galicia: Guitarra Eléctrica. Enrique Gil: Guitar Synth y Percusión. Hugo Trejo: Ingeniería en Audio. Philippe Amand: Iluminación. Grabación de Audio: Gabriel Nuñez . www.elgabinete.org

Flor de Río – Bandula

Durante estos años hemos cultivado el interés por la música para niños. A pesar de que la cultura ha sido un ámbito severamente afectado por la falta de apoyo y los recortes presupuestales, hay guerreros del arte que siguen su vocación por llevar música de calidad, constructiva, actual, divertida y que son ocasión de aprendizaje y reflexión para los niños.

Entre estos grupos mexicanos, se reconoce la labor de Los Hermanos Rincón, Monedita de Oro, Patita de Perro, Bandula, Son de la Ciudad, Pepe Frank, Grupo Cántaro, Papiroplástika, Maruca Hernández, Los Botes Cantan, Borbonautas. ¡Son estupendos todos!

En esta ocasión, dejamos aquí una muestra: “Flor de Río”, a cargo del grupo Bandula.

Hermoso niño

Y esta canción va para la luz de mis ojitos… ese que me ha desvelado y alegrado tanto. Para aquel cuya sonrisa me ilumina por dentro.

Te amo Pascualito.

Arling & Cameron: Shiva’s daughter

Y aquí un hallazgo musical que nos ha encantado: es del dúo alemán de música electrónica Arling & Cameron (A&C). Así que a sacar el lado místico oriental y a bailar…
¡Shivaaaaaaa’s daaauuughteeeeer!

¡Yeah!

All you need is love

Y en los días nublados, siempre es bueno recordar: Todo lo que necesitas, es amor.

While my guitar gently weeps…

Para esta tarde de lluvia:

 

Lutherapia

Y para los Psicólogos en su día:

¡Felicidades!

🙂

Mi niñez

Va esta canción para todos los que añoramos aquellos años en que nuestra única preocupación era que la cometa no se cayera, que durara lo más nuestro color dorado, que la mamá tardara en llamarnos a casa cuando jugábamos con los amigos, que nos alcanzara el ahorro para comprar un juguete, que encontráramos algún valioso objeto perdido en nuestra misión a la jungla, el espacio, o el mar dentro de la misma calle, que no se nos perdiera el peso atesorado en la bolsita o que la Mamá nos hiciera el postre preferido como sorpresa, que el Papá escuchara nuestras aventuras de la escuela.

Soy afortunada. Mi niñez ha sido muy feliz y la llevo en mi corazón como un hermoso lugar para descansar y calentar mi ánimo, como talismán que me protege de la desesperanza.

Yo estoy aquí

Tantos años han pasado, y el mensaje sigue siendo el mismo:

“Canción del bebé que le cuenta a su mamá” – Luis Pescetti

Esta canción me recuerda ¡tanto! cuando Pascualito era bebé, apenas descubriendo el mundo con esos dos ojitos brillantes y hermosos.

Aquí viene le sol…

¿Les he contado cuantísimo me gustan los Beatles?

¡A vivir felices!