Va esta canción para todos los que añoramos aquellos años en que nuestra única preocupación era que la cometa no se cayera, que durara lo más nuestro color dorado, que la mamá tardara en llamarnos a casa cuando jugábamos con los amigos, que nos alcanzara el ahorro para comprar un juguete, que encontráramos algún valioso objeto perdido en nuestra misión a la jungla, el espacio, o el mar dentro de la misma calle, que no se nos perdiera el peso atesorado en la bolsita o que la Mamá nos hiciera el postre preferido como sorpresa, que el Papá escuchara nuestras aventuras de la escuela.

Soy afortunada. Mi niñez ha sido muy feliz y la llevo en mi corazón como un hermoso lugar para descansar y calentar mi ánimo, como talismán que me protege de la desesperanza.

Me sorprendió saber que la canción “Nothing compares” era de Prince. Aquí se las dejo en voz de su autor:

Tantos años han pasado, y el mensaje sigue siendo el mismo:

Esta canción me recuerda ¡tanto! cuando Pascualito era bebé, apenas descubriendo el mundo con esos dos ojitos brillantes y hermosos.

¿Les he contado cuantísimo me gustan los Beatles?

¡A vivir felices!

Me gustó mucho esta nueva versión de la canción “El Sonido del Silencio” a cargo del grupo de Heavy Metal Disturbed.

¿Qué les parece?

Hoy supe que la famosísima Familia Telerín encargada de recordar a nuestros padres que ya era hora de mandarnos a la cama, no importando qué tan buena estuviera la reunión/programa/plática tiene su versión “reloaded”.  Aquí va para gusto de algunos como yo que recuerdan aquellos lejaaaanos días.

Encontré esta canción que me ha parecido hermosa para reflexionar sobre el gran milagro de la Navidad: la prueba más clara del amor que tiene Dios a la Humanidad.


-Pentatonix

¿Sabías María?
María, ¿sabías que tu bebé
caminaría un día sobre el agua?
María, ¿sabías que tu bebé
salvaría nuestros hijos e hijas?

¿Sabías que tu bebé
vino para hacerte nueva?
Este niño que naciste
pronto te librará.

María, ¿sabías que tu bebé
dará la vista a hombres ciegos?
María, ¿sabías que tu bebé
calmará las tormentas con Su mano?

¿Sabías que tu bebé
caminó donde los ángeles pisaron?
Cuando besabas a tu pequeño niño
besabas la cara de Dios.

María, ¿sabías?

Los ciegos verán, los sordos oirán,
los muertos volverán a vivir;
los cojos saltarán, los mudos cantarán
las alabanzas del Cordero.

María, ¿sabías que tu bebé
es el Señor de toda la creación?
María, ¿sabías que tu bebé
gobernará las naciones?

¿Sabías que tu bebé
es el Cordero Perfecto del cielo?
Que el Niño dormido que sostienes
es el Gran YO SOY.


CeeLo Green


Peter Hollens

Cuando algo terrible ocurre en nuestras vidas, nos preguntamos por qué a nosotros…

Podríamos contestar que por que estamos dentro del universo en que la probabilidad tenía que manifestarse, porque si nos han tocado tantas probabilidades favorecedoras pues también podría llegar una desventajosa o simplemente porque estando vivo los infortunios pueden ocurrir. Sin embargo, en el momento de la crisis de poco puede servir este razonamiento lógico pues somos un manojo de sentimientos destrozados por el impacto.

Después de un tiempo -si somos pacientes y reflexionamos después del shock que nos dejó atónitos- existe la posibilidad de que la pregunta “¿por qué?” se transformará a un “¿para qué?”. Las conclusiones pueden ser sorprendentes. Y no, no es que uno se alegre de la desventura ocurrida por el resultado posterior, pero con ellas se se puede encontrar cierta paz al darle un sentido al caos que hemos vivido.

Encontré hoy esta canción de un grupo norteamericano de Heavy Metal llamada Distrubed y me recordó algunos episodios en mi vida. Abajo va la versión original y después con letra traducida…

Con todo mi corazón, Pascualito hermoso.

Se acerca Navidad y con ella un oportuno momento para reflexionar si somos los adultos que de niños queríamos ser, preguntarnos si aún guardamos un poco de la magia con que los pequeños ven el mundo y si -como ellos- conservamos la fe, agradecimiento y alegría en nuestros corazones por los minúsculas y los grandes milagros cotidianos.

Conocimos a Cantoalegre hace unos años, de mano de Zopi y Gaviota en los programas de @Radiombligo. Es un reconocido proyecto colombiano dedicada a fomentar la música entre los niños con creaciones de óptima calidad tanto en forma como en contenido. Una maravilla más del proyecto es que permite la descarga de su variada propuesta musical de manera libre y legal desde este su sitio Cantoalegre: ¡Música libre!

Al disfrutar esta música para niños (y también no tan niños) se adivina que es resultado de trabajo concienzudo y paciente, cuyos ingredientes principales son el amor a los niños y todo el sabor colombiano.

Comparto aquí una de sus tantísimas canciones hermosas; se llama “Carta al viento” y probablemente ustedes ya la han escuchado pues de vez en cuando la incluían en Discovery Kids.

Por último, y para cerrar con broche de oro, la agrupación ha preparado un disco especial para esta temporada navideña llamado “Cantoalegre canta Navidad” que no tiene pierde. ¡Anímate y escúchalo! Quedarás muy contento, disfrutando esta música con fondo y muy cercana al sentido verdadero de la Navidad. Lo encontrarás disponible también en musicalibre.com.co

¡Larga vida a Cantoalegre!

Para no perderte sus noticias:

Se acerca la Navidad y celebraremos el maravilloso regalo de Dios a la humanidad: Jesús. A mí me encanta pensar en un Jesús vivo, activo, alegre, generoso, abierto, tolerante y compasivo. Con pasión y alegría por difundir la buena nueva: ¡Dios nos ama!

Por eso, como diría el amigo Puma: ¡Búscalo!

(A Pascualito le encanta esta canción)

Hace tantísimos años escuché esta canción por primera vez y la sigo sintiendo tan vigente. Recuerdo haberla repetido infinidad de veces en la cassettera -adivinaron, fue en la prehistoria- para comprender su significado, haciendo mis pininos en eso de la traducción.

En fin… Sólo somos polvo en el viento.

Y eso también está bien.

¡Gracias Mamá por tanta paciencia acústica! :)

Ayer descubrí a Sara Robledo.

Les dejo aquí una de las canciones que más me gustó: “Son de la vida”. En particular, resonó en mí la frase “si el corazón es puro, la tierra también lo es. Si el corazón es duro, la tierra lo será”.

¡Bienvenida su propuesta musical!

¡Feliz Navidad con Cantoalegre!

Un abrazo a todos en esta Navidad, que Jesús nazca en nuestros corazones y veamos al mundo con ojos de niño, llenos de alegría, ilusión, amor y esperanza.

Si queremos ¡podremos!

Aquí el obsequio de Cantoalegre para calentar los ánimos y corazones esta Navidad:

Post Navigation