Poco sé de esta canción, sólo que es de Hughes De Courson y que aparentemente es un idioma inventado.

Para cantarle a la vida, no se necesitan palabras precisas.

Ya han pasado más de 20 años y -aunque ya no estamos en contacto tanto como antes- nuestra amistad sigue su rumbo. Esta canción me recuerda a uno de mis mejores amigos en la Universidad, que nos enseñó con paciencia a prueba de balas el gozo que uno puede hallar en la música clásica y en las películas no comerciales, el mismo que generosamente compartía su casa para las reuniones de clase y -aunque tuviera algunos años más que el resto de nosotros- era lo suficientemente abierto para aprender ideas nuevas y maravillarse con cada descubrimiento y aprender de los demás.

Dentro de tantas cosas que descubrimos con él está el grupo América. Aquí dejo una de sus canciones preferidas. ¡Va por ti amigo! Y feliz vida para quien ha buscado tanto la verdad.

Aquí un homenaje para los que ahora empezamos a encontrar grandes entradas y canas aterradoras en nuestras melenas que hace mucho tiempo dejaron de ser largas.
¡Ánimo marido mío, que 3 canas no son nada!
:o)

Y para este viernes, admirada de cuánto aún hay de bello para esta humanidad errática, esforzada, sorprendente, maravillosa, “Amazing Grace”.

Amazing Grace!
How sweet the sound
That saved a wretch like me.
I once was lost, but now am found,
Was blind, but now I see.

Gracia asombrosa, cuan dulce el sonido 
¡Que salvó a un desgraciado como yo! 
Estuve perdido, pero ahora me encontré, 
Estaba ciego, pero ahora puedo ver.

¿Es posible que una canción exprese una plegaria con sentimiento de soledad profunda, la casi derrota y desesperación, pero a la vez que suene tan viva que encienda una chispa de esperanza contra toda evidencia?

Pues sí. Para mí es esta canción. Cuando la escucho, me duele, pero ¡cuánto la disfruto!

Un buen tema para disfrutar este viernes.

Esta es una de mis canciones preferidas; su título en español sería algo así como “Desearía saber qué se siente ser libre”.

Tiene una frase que me engancha y creo que su aplicación sería la gran diferencia para hallar la paz interior; bueno, al menos a mí me han ayudado, principalmente cuando trato de comprender a alguien y se me hace muy muy difícil.

La línea dice: “I wish you could know what it means to be me” (desearía que pudieras saber lo que significa ser yo).  Y allí es cuando el panorama se me aclara. Para comprender por qué la gente decide/piensa/actúa como lo hace, es necesario tratar de imaginar qué significa ser ellos. Es como mirar el escenario desde dentro de cada actor, conociendo sus experiencias, limitaciones, alegrías, antecedentes, temores, aspiraciones.

Considerando estos puntos, la opinión sobre cada caso necesariamente se suaviza porque trata de comprender, no de juzgar. Y esto es la maravilla: si nos esforzáramos en ejercer la compasión en lugar del juicio, seguramente nuestro mundo sería un lugar mucho mejor para vivir (para todos).

La letra completa queda aquí, por si a alguien le interesa:

I wish I knew how
It would feel to be free
I wish that I could break
All the chains holding me
I wish I could say
All the things that I’d should say
Say ‘em loud say ‘em clear
For the whole round world to hear
I wish I could share
All the love that’s in my heart
Remove all the bars
It keeps us apart
I wish you could know
What it means to be me
Then you’d see and agree
That every man should be free

I wish I could give
All I’m longin’ to give
I wish I could live
Like I’m longin’ to live
I wish I could do
All the things that I can do do
And though I’m way over due
I’d be starting a new

Well I wish I could be
Like a bird in the sky
How sweet it would be
If I found out I could fly
And I’d sore to the sun

Para los que trabajan por un futuro mejor para aquellos que más lo necesitan,

para los que no pierden la esperanza en la humanidad,

para quienes creen que no habrá justicia hasta que todos puedan alcanzarla,

para los que se esfuerzan por que los demás puedan contar con mejores oportunidades,

para quienes no pierden la fe en quienes han perdido el camino y trabajan para que ellos también la recuperen,

para quienes se comprometen con la ecología, para quienes hacen la diferencia en la vida de sus hermanos humanos…

¡para tantos humanos valiosos que hacen de esta humanidad un proyecto digno de existir!:

¡GRACIAS! Y felicidades en su día.

Y llegó septiembre. Y con él, el recuerdo de todos los hombres que han dado la vida por el sueño de que nuestro país sea uno más digno y libre.

Un recuerdo para ellos y ¡a construir México con nuestro trabajo y ejemplo!.

Y para cerrar con brío esta semana, comparto “Diablo Rojo”, de los músicos mexicanos Rodrigo y Gabriela.
¡Acción!

Hoy comparto con ustedes “Tierra mestiza”, de Los Folkloristas.

Para mí significa mucho, pues aún cuando las palabras no son suficientes para describir con precisión el profundo orgullo que implica ser mexicano, es la música la que encuentra la manera de expresarlo con plenitud.

Mi país, tan generoso en recursos, historia, tradiciones, culturas pasa por un terrible momento en su historia. Quieren venderlo todo: en remate, por pedazos o en lote, personas que no están conscientes de la riqueza milenaria que tienen en sus manos; personas que ven como amigos a quienes desean hacerse de nuestros recursos nacionales a costa de lo que sea, a cambio de beneficios personales. Personas que traicionan a su país y a sus hermanos. Personas que harían todo por pertenecer al selecto grupo que dispone a su antojo y conveniencia de nuestro planeta sin pensar que es la única casa de la humanidad, sin pensar en que solo unidos podremos sobrevivir. Personas sin alma. Personas sin amor.

Me encanta Luis Pescetti. Su ánimo alegre y juguetón contagia uno de placeres más sencillos y profundos de la vida: asomarnos de puntitas a la ventana para disfrutar un poco de aire fresco, ese que respirábamos todos los días cuando éramos niños. Hay muchas canciones que de él nos gustan: Angelina, Pastel de chocolate sin cáscara, El campamento y muchas más.

Hoy, por azares de que es a mí quien me toca elegir lo que pongo en este blog, pues comparto con ustedes una de mis canciones preferidas con él. Y bueno… para ser francos, también es la preferida de Ax y de Bruno, ¡pero al primero le da un poquillo de tiempo confesarlo!

Con ustedes: ¡El niño caníbal!

Y esta es una buena ocasión para comparar versiones. Aquí viene la misma canción con Virulo, aquel cantante cubano que recuerdo nos visitó en la Universidad. Esta versión tiene un poco más de historia alrededor del insaciable niño caníbal.

La canción, de Luna Monti y Juan Quintero igual no es del gusto de todo el mundo, por aquello de la antropofagia, pero nos parece muy divertida (la canción, no la antropofagia… que conste).

Pues aquí va la letra:

Yo soy un niño canibal y nadie me quiere a mi
no me quedan amiguitos por que ya me los comí,
No tengo padre ni madre, tampoco tengo hermanitos
No tengo tíos ni tías tengo muy buen apetito
Nunca me río nunca juego, vivo alejado de la gente
Ni abro la boca ni sonrío estoy cambiando los dientes.
Cuando me comí a mi abuelo me castigo una semana
Mi abuela que es una vieja gruñona y vegetariana,
Si un día se la comieran con todas su verdolagas
Pero es tan insoportable que la tribu no la traga
Nunca me río nunca juego, vivo alejado de la gente
Ni abro la boca ni sonrío estoy cambiando los dientes.
Le pido a los Reyes Magos un poco de caracú (catsup)
y algunos exploradores para cambiar el menú,
Y pido para mi abuela arróz y harina a su antojo
Para que cuando se muera se la coman los gorgojos
Nunca me río nunca juego, vivo alejado de la gente
Ni abro la boca ni sonrío estoy cambiando los dientes.

Y bueno… menos mal que aunque ya tantos años han pasado, parece que nuestros corazones sigue igual de contentos que cuando jugábamos bote pateado con los amigos en las soleadas y lejanas tardes de agosto.

Dedicada a personas como mi mamá, mi hermana, mi vecina, mi cuñado a quienes -no importa lo que pase- hacen brillar para todos la luz de optimismo, joya invaluable en nuestros días.

En secundaria, tuve la suerte de tener para la materia de Literatura a la maestra Nora. Aunque sus métodos no eran dulces, puedo decir que fue una de las materias más fructíferas para mí, pues su ella no se limitó a cumplir el temario sobre autores y estilos literarios, sino que también se hizo tiempo para darnos prácticas de oratoria y declamación. A muchos compañeros esto les fastidiaba; “total” -decían- “¿para qué nos ha de servir?, si yo voy a ser ingeniero/doctor/biólogo”. Y 25 años después apuesto que la vida les ha hecho pensar distinto.

El reto de la oratoria era principalmente para la memoria que en tan sólo un día tenía que aprender varias estrofas con entonación y compostura. Sin embargo, siempre había quien salvaba originalmente el reto: recuerdo a aquellos que acudían a las más nuevas canciones de rock en español que en aquel entonces aún no llegaba a México y “apantallaban” a la maestra con su don para aprenderse “tan bien” largos versos, declamados con toda parsimonia. ¿Cómo olvidar la felicitación tan efusiva que obtuvo un compañero cuando declamó con cara contristada la canción “En algún lugar” de Duncan Dhu, que después escuchamos por la radio?  Cierto que no tenían la profundidad de los versos de Miguel Hernández a cargo de Joan Manuel Serrat, pero era una tabla de salvación para quienes se creían imposibilitados para aprender poesía.

Pues ahora, nuevamente se redescubre la rica veta, combinación de música y reconocida poesía. Los invito a esuchar a Tierra Santa, grupo de power metal con el poema “La canción del Pirata”, del genial escritor del siglo XIX José de Espronceda. Aunque a muchos no les llame la atención el tipo de música, creo que no podrán negar la maravillosa oportunidad de difundir contenido más imaginativo, variado y de lenguaje más estructurado y pulido que el de la oferta actual. Quien sabe, en una de esas encontramos el punto de quiebre para hacer más respetable corrientes musicales como el pasito duranguense o el regetón.

Y bueno… soñar no cuesta nada.

“Canción del Pirata”
José de Espronceda

Con diez cañones por banda
Viento en popa a toda vela
No corta el mar si no vuela
Un velero bergantín

Bajel pirata que llaman
Por su bravura el temido
En todo el mar conocido
Del uno al otro confín

La luna en el mar riela
Y en la lona gime el viento
Y alza en blando movimiento
Olas de plata y azul

Y ve el capitán pirata
Cantando alegre en la popa
Asia a un lado, al otro Europa
Y allá a su frente Estambul

Navega velero mío
Sin temor que ni enemigo navío
Ni tormenta ni bonanza
Tu rumbo a torcer alcanza
Ni a sujetar tu valor

Veinte presas hemos hecho
A despecho del inglés
Y han rendido sus pendones
Cien naciones a mis pies

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

Allá muevan feroz guerras
Ciegos reyes, por un palmo más de tierra
Que yo tengo aquí por mío
Cuanto abarca el mar bravío

A quien nadie impuso leyes
Y no hay playa sea cualquiera
Ni bandera de esplendor
Que no sienta mi derecho
Y de pecho a mi valor

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
Mi única patria la mar

A la voz de barco viene
Es de ver como vira y se previene
A todo trapo escapar
Que yo soy el rey del mar

Y mi furia has de temer
En las presas yo divido
Lo cogido por igual
Solo quiero por riqueza
La belleza sin rival

Sentenciado estoy a muerte
Yo me rio, no me abandoné a la suerte
Y al mismo que me condena
Colgaré de alguna entena

Quizá de su propio navío
Y si caigo ¿qué es la vida?
Por perdida ya la dí
Cuando el yugo del esclavo
Como un bravo sacudí

Son mi música mejor
Aquilones el estrépito y temblor
De los cables sacudidos
Del negro mar los bramidos

Y el rugir de mis cañones
Y del trueno al son violento
Y del viento al rebramar
Yo me duermo sosegado
Arrullado por el mar

Que es mi barco mi tesoro
Que es mi dios mi libertad
Mi ley la fuerza y el viento
¡Mi única patria la mar!

Hoy fuimos a ver “Los Botes Cantan”, un trío estupendo formado por Pedro Sandoval, Rocío Trujillo y Miguel Jaimes. Ellos han diseñado y ejecutan con maestría una multitud de ingeniosos instrumentos musicales a partir de botes, ligas, peines, latas de chile, recogedores, tubos de PVC ¡y hasta cajas de pizza!.

De esta manera, Los Botes Cantan crean y comparten música “de a deveras” con instrumentos “de a mentiritas”; y -aunque el evento ha sido parte del Festival Internacional Infantil y Juvenil- es muy disfrutable por chicos y grandes.

¡Nos divertimos mucho!

¿Quieren saber más sobre el festival?

Música de deveras con instrumentos "de mentiritas" Los invitamos a visitar esta liga para conocer el calendario de eventos ampliando la imagen: http://festiij.files.wordpress.com/2013/02/cartel-festival-infantil-ok.jpg

Para conocer más de Los Botes Cantan, visiten su sitio: http://www.botescantan.com/

Esta es una de las canciones que me gusta escuchar cuando veo que los días no son tan brillantes.

“Para el dolor profundo
una mano azul
que te acaricie las penas
y te de luz
y te recuerde lo hermosa que eres tu”…

No cabe duda que somos afortunados al vivir en una época en donde podemos elegir el contenido de lo que nos gusta escuchar/leer/oír. Uno de mis afanes es encontrar material de calidad para mi hijo y me maravillo con lo que podemos encontrar. En este caso el hallazgo se llama “Tikiticlip Precolombino” que es una serie que cuenta leyendas precolombinas usando un gran diseño, música hermosa y despierta la curiosidad de los niños por saber más sobre quienes han vivido mucho antes que nosotros. De repente hay algunos datos imprecisos cuando refieren la ubicación geográfica (como en el caso de la El Jugador de Pelota, en donde a Veracruz lo localizan por lo que en realidad sería Monterrey), pero fuera de este detalle, me parece una realización estupenda; tanto en forma, como en fondo.

¡Anímense a ver el episodio El Colibrí y La Lluvia”

Si deseas contar cada mes con una cartelera completa sobre los eventos culturales para las familias con pequeños, te recomiendo ampliamente “Amigos, La Revista”. Para nosotros es un apoyo estupendo cuando organizamos los fines de semana.

Su editora, Angy Meza, organiza y presenta en un formato práctico todos los eventos y publica la publicación digital mensual descargable y gratuita, que puedes obtener aquí: http://issuu.com/angelicameza3

Este, por ejemplo, es el tomo de Marzo 2013 .

Por Facebook puedes seguir también el proyecto: https://www.facebook.com/AmigosLarevista

Si prefieres la comunicación vía twitter, la cuenta es: @Amigos_larevist

¡Viva la cultura! ¡Gracias por este esfuerzo de difusión!