La ira es una de las emociones que pueden meternos en serios problemas. Es muy importante que los niños y los adultos aprendamos a vivirla y disiparla de manera constructiva.

Esta es una manera efectiva:

El trabajo voluntario es invaluable, particulamente en lugares en donde la esperanza y alegría es difícil de conseguir día a día. Sus acciones permiten a quienes están atrapados en una difícil situación descansar y liberarse de su realidad aunque sea por un momento.

Aquí una muestra de las maravillas que logran en el ánimo de quienes más lo necesitan

Encontré gracias al maravilloso Blog Dra. Ibone Olza esta charla TED, a cargo del Dr. Intensivista Gabriel Heras. Me ha hecho tanto sentido que los invito a escucharla y a reflexionar sobre ella.

Es fundamental regresar a lo básico: somos humanos y -como tales- necesitamos sentirnos amados y respetados, aún (y principalmente) en condiciones críticas como urgencias médicas en donde la incertidumbre y angustia priva.

Nosotros hemos sido muy afortunados al encontrar seres maravillosos en los hospitales; que Dios los bendiga por no subir a pedestales fríos e inalcanzables, sino asumirse como profesionales que hacen uso de la ciencia, experiencia y vocación, mostrando el espíritu de solidaridad humana, tan necesario en condiciones límite. Sé que debe ser esta una labor agotadora intelectual, física y emocionalmente; por ello va todo nuestro reconocimiento y cariño.

Y bueno, también hemos topado con prestadores de servicio a la salud sin amor a su profesión, que ven a los pacientes como cosas inertes e inútiles. Pienso que al final de la historia, sobre sus hombros pesa una dura carga: dedicar toda una vida a un trabajo que no aman, perdiendo la oportunidad de ser entrañablemente inolvidables en la vida de cada uno de sus pacientes.

Y ahora que la fecha nos pone a tono, les comparto este corto llamado “La muerte y la dama”; estuvo nominado a los Premios Óscar en 2010 y es una estupenda excusa para reflexionar hasta dónde la lucha por la vida es suficiente y ética.

Les dejo aquí  un documental premiado que trata sobre la maravilla que es nuestro cerebro y cómo la tecnología busca curas para algunas de sus enfermedades. No tiene pierde, ojalá puedan verlo.